Google
 

lunes, 16 de febrero de 2015

7 formas de multiplicar la inteligencia de tu bebé




[Boletín Tarkus Kids de diciembre 2014]




El cerebro es uno de los órganos más complejos y más importantes del cuerpo humano. Sabemos que, cuanto más joven es la persona, mayor plasticidad tiene el cerebro. Eso significa que es capaz de adaptarse y regenerarse en función de los estímulos que reciba. Con la estimulación adecuada, el cerebro del niño es capaz de crear una gran cantidad de nuevas sinapsis (conexiones entre neuronas) y de fortalecer las que ya existen. No olvidemos que el cerebro funciona como una red y es importante hacerla crecer y fortalecerla igual que hacemos con el resto del cuerpo. Si cuidamos nuestra alimentación y hacemos ejercicio físico para mantener el cuerpo en buen estado de salud, ¿por qué no habríamos de hacer lo mismo por el cerebro? Y si así lo hacemos, ¿por qué no empezar desde que nuestros hijos nacen?



Estimular la inteligencia de los niños es muy sencillo; no requiere conocimientos específicos ni comprar ningún tipo de producto. Éstas son 7 cosas que puedas hacer desde hoy mismo:



1-Háblale todo el tiempo. Aunque tu hijo sea un bebé y no sea capaz de comunicarse verbalmente, háblale. Cuéntale qué estás haciendo, qué piensas, qué sientes, etc. Fortalecerás tu vínculo con él sólo por permitirle escuchar tu voz pero, además, le facilitarás la adquisición del vocabulario cuando sea el momento.



2-Cuéntalo todo. Su primer acercamiento a las matemáticas puede ser éste: que te escuche y te vea contando todo lo que esté a tu alcance. Los peldaños de la escalera cuando subes o bajas, los dedos de sus manos, las cucharadas que come o los muñecos que tiene, por ejemplo.



3-Pasea por distintos lugares. Si para los adultos es muy recomendable viajar, el equivalente para un bebé puede ser simplemente estar en distintos lugares y estar en movimiento. Salir a la calle, entrar en un mercado (lleno de colores, olores y sonidos), ir a la playa o a la montaña, entrar a una iglesia.



4-Permítele explorar el entorno. Deja que toque cosas, que se las lleve a la boca (siempre cuidando su seguridad, obviamente), que se mueva libremente desde que sea capaz de desplazarse por si mismo arrastrándose o gateando. El único límite debe ser su propia seguridad.



5-Fomenta la actividad física. Glenn Doman solía decir que cualquier programa de inteligencia debe complementarse con un programa físico. Como estamos estimulando la inteligencia de nuestro hijo, debemos también prestar atención a su actividad física. Comenzando por darle masajes desde el nacimiento y permitiéndole (y animándole) después a correr, saltar, braquear, nadar, etc.



6-Léele en voz alta. Ésta es una de las herramientas más potentes para multiplicar la inteligencia de los niños. Más sobre el tema en nuestro blog.



7-Cántale. Por lo mismo que es importante verbalizar nuestros pensamientos y que le niño oiga nuestra voz, hacerlo cantando es muy efectivo también para modular sus emociones. Podemos transmitirle serenidad, tranquilidad y alegría con nuestros cantos.





Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids


lunes, 9 de febrero de 2015

Tips para estimular a tu recién nacido




[Boletín Tarkus Kids de diciembre 2014]




Muchos me habéis escrito preguntándome qué cosas podemos hacer para ayudar al desarrollo de la inteligencia desde que el bebé nace. Sabemos que el entorno y los estímulos son fundamentales para el desarrollo del cerebro, no sólo la genética.



Cuando el niño nace, viene equipado con cinco potentes herramientas que le permiten explorar el mundo que le rodea: los cinco sentidos. Este es, por tanto, el cauce que debemos utilizar si queremos fomentar, desde el momento mismo del nacimiento, la formación del cerebro. Éste es una estructura relacional, no es un órgano compuesto por compartimentos estancos, cada uno con una función y donde se almacena la información separadamente, sino que se crea una enorme red de conexiones que podemos ayudar a crear y a fortalecer.



Veamos algunas ideas en función del sentido que vayamos a utilizar:



Tacto: el contacto piel con piel del bebé con la madre es fundamental en las primeras semanas de vida. Tenerle cerca siempre le va a dar la seguridad que requiere. Podemos potearle y también se le pueden dar masajes.



Olfato: aquí también juega un papel esencial la cercanía con otros cuerpos, principalmente el de la madre y, muy especialmente, la lactancia materna. Podemos usar aceites esenciales de olores suaves en los masajes.



Gusto: aunque el sentido del gusto no puede estimularse hasta el nacimiento, algunos estudios indican que se forma desde el tercer mes del embarazo. Además, una dieta variada en la madre hará que el gusto del lactante comience acostumbrarse a diferentes sabores con los que ya podrá experimentar de forma directa a partir de los dos años o un poco antes.



Vista: los recién nacidos son muy sensibles a la luz y los brillos, por lo que debemos ser cuidadosos con las cosas que ponemos a su alcance. La mejor forma de estimular su visión es sacándole a pasear para que pueda ver todo el entorno y eligiendo cuidadosamente la decoración de las zonas de la casa donde vaya a pasar más tiempo, sin estridencias ni sobrecarga de formas y colores.



Oído: el oído es quizás el sentido para el que tenemos más opciones con un recién nacido. Podemos hablarle y cantarle desde antes del nacimiento y después, además, acercarlo para que escuche el latido de nuestro corazón. Es recomendable también la música clásica y el canto gregoriano.



A medida que el niño vaya creciendo tendremos muchas más oportunidades de estimular su desarrollo y él mismo nos va a indicar cuáles son sus preferencias.





Espero vuestros comentarios, como siempre, en el blog, en Facebook y por email a lau@tarkuskids.com






Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids




viernes, 6 de febrero de 2015

miércoles, 4 de febrero de 2015

Aprende a leer con Kumon lectura




La semana pasada participé en un encuentro de mamás blogueras organizado por Kumon España en el que nos presentaron su programa de lectura, que ya tiene bastantes años en japonés e inglés pero es bastante nuevo en español.

Participaron:


Todas contamos cómo habíamos aprendido a leer y cómo aprendían nuestros hijos. Coincidimos en que las dos claves son: el juego (que el aprendizaje sea divertido) y la conexión con la realidad (porque si el niño no ve una utilidad práctica a lo que está estudiando, su motivación va a ser baja).

Igual que el método Kumon de matemáticas, Kumon lectura es un método de aprendizaje individualizado que pretende dotar a los alumnos de herramientas, capacidades y habilidades para desempeñarse en la vida. Se fomenta el autodidactismo, la concentración, el hábito de estudio y la automotivación para aprender.

El programa de lectura utiliza un enfoque global y se centra en la comprensión lectora, no en la gramática. Se empieza trabajando con palabras y oraciones simples repitiendo, recitando y leyendo con el apoyo de ilustraciones. Finaliza con la lectura crítica de textos más complejos.

Todos los centros Kumon de España ofrecen 15 días de prueba en septiembre/octubre y en enero/febrero. Encuentra tu centro en http://www.kumon.es/



Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids

lunes, 2 de febrero de 2015

6 trucos para enseñar a leer a tus hijos





[Boletín Tarkus Kids de Agosto 2014]




Casi todos los seguidores de Tarkus Kids usan o han usado el método Doman para enseñar a sus hijos a leer. Sin embargo, sabemos que el objetivo principal no es ése sino la creación y fortalecimiento de las conexiones neuronales.



Hace una semanas compartimos varias formas divertidas de practicar la lectoescritura. Como la lectura viene antes que la escritura, hoy os traigo 6 tips para enseñar a leer:



Léeles en voz alta. Éste es fundamental. Hay que leer a los niños, no por obligación sino por diversión, para pasar un buen rato compartido con ellos. Leerles cuentos que puedan gustarles, cuentos clásicos, cuentos regionales, cuentos de nuestra infancia, etc. Así además de establecer un vínculo con ellos les trasladamos el gusto por la lectura. Al principio sólo leerás tú, pero debes intentar posicionarte de manera que ellos vayan viendo el texto mientras tú lo lees. De esta forma comenzarán a interesarse por la forma en que descompones el código y traduces esos símbolos escritos en palabras que conforman una historia con sentido.



Léeles cualquier cosa. El mundo está lleno de cosas escritas y leerlas puede convertirse en un divertido juego. Puedes leer las etiquetas de la comida, los rótulos de tiendas, las matrículas y marcas de los coches, los carteles de anuncios, etc.


Combina métodos. Si estás usando un método específico para enseñar a leer (como el método Doman) puedes combinarlo con otros. Por ejemplo, combinando un método global como Doman con otro silábico como Letrilandia o cualquier otro que conozcas.



Usa materiales manipulables. Pocas cosas son tan eficaces para el aprendizaje infantil como la posibilidad de manipular los materiales. Para la lectura puedes usar imanes con formas de letras para la nevera o alguna otra superfície metálica, bits de palabras, sílabas y letras; palabras y letras recortadas en cartulina o madera, etc. 



Pon carteles con los nombres de los objetos. Este es un truquito clásico que muchas familias utilizan. Se trata de escribir los nombres de todas las cosas que hay por la casa, como "puerta", "baño", "libros", "mesa", etc. De este modo los niños están expuestos a esas palabras, correctamente escritas, y las van asimilando sin esfuerzo alguno.



Déjales notas. Puedes escribirles mensajes y pegarlos en la nevera o esconderlos en algún sitio donde los puedan encontrar, como debajo de su almohada o dentro de su caja de juguetes.







Hazte socio del Club Tarkus Kids (clic aquí)




Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids