Google
 

lunes, 2 de febrero de 2015

6 trucos para enseñar a leer a tus hijos





[Boletín Tarkus Kids de Agosto 2014]




Casi todos los seguidores de Tarkus Kids usan o han usado el método Doman para enseñar a sus hijos a leer. Sin embargo, sabemos que el objetivo principal no es ése sino la creación y fortalecimiento de las conexiones neuronales.



Hace una semanas compartimos varias formas divertidas de practicar la lectoescritura. Como la lectura viene antes que la escritura, hoy os traigo 6 tips para enseñar a leer:



Léeles en voz alta. Éste es fundamental. Hay que leer a los niños, no por obligación sino por diversión, para pasar un buen rato compartido con ellos. Leerles cuentos que puedan gustarles, cuentos clásicos, cuentos regionales, cuentos de nuestra infancia, etc. Así además de establecer un vínculo con ellos les trasladamos el gusto por la lectura. Al principio sólo leerás tú, pero debes intentar posicionarte de manera que ellos vayan viendo el texto mientras tú lo lees. De esta forma comenzarán a interesarse por la forma en que descompones el código y traduces esos símbolos escritos en palabras que conforman una historia con sentido.



Léeles cualquier cosa. El mundo está lleno de cosas escritas y leerlas puede convertirse en un divertido juego. Puedes leer las etiquetas de la comida, los rótulos de tiendas, las matrículas y marcas de los coches, los carteles de anuncios, etc.


Combina métodos. Si estás usando un método específico para enseñar a leer (como el método Doman) puedes combinarlo con otros. Por ejemplo, combinando un método global como Doman con otro silábico como Letrilandia o cualquier otro que conozcas.



Usa materiales manipulables. Pocas cosas son tan eficaces para el aprendizaje infantil como la posibilidad de manipular los materiales. Para la lectura puedes usar imanes con formas de letras para la nevera o alguna otra superfície metálica, bits de palabras, sílabas y letras; palabras y letras recortadas en cartulina o madera, etc. 



Pon carteles con los nombres de los objetos. Este es un truquito clásico que muchas familias utilizan. Se trata de escribir los nombres de todas las cosas que hay por la casa, como "puerta", "baño", "libros", "mesa", etc. De este modo los niños están expuestos a esas palabras, correctamente escritas, y las van asimilando sin esfuerzo alguno.



Déjales notas. Puedes escribirles mensajes y pegarlos en la nevera o esconderlos en algún sitio donde los puedan encontrar, como debajo de su almohada o dentro de su caja de juguetes.







Hazte socio del Club Tarkus Kids (clic aquí)




Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids