Google
 

lunes, 19 de enero de 2015

Máquinas de aprender



[Boletín del 27.06.2014]



Glenn Doman tenía la teoría de que los niños pequeños no querían jugar y que los adultos nos equivocamos cuando intentamos por todos los medios que jueguen y cuando inventamos cosas para que jueguen.

Decía Doman que lo que los niños pequeños quieren hacer es aprender. Creo que acertaba en esto pero se equivocaba en la premisa anterior, la de que no querían jugar. Creo que, en realidad, para los niños no hay ninguna diferencia entre jugar y aprender. El juego es su método científico para investigar el mundo y así aprender.




Sus herramientas son cinco según Doman:


-el tacto
-el gusto
-la vista
-el oído
-el olfato

Yo añadiría el sentimiento. Los niños cogen un juguete, lo ven, lo palpan, lo saborean, lo escuchan, lo huelen y, además, sienten emociones cuando interactúan con él.

El error de los adultos es doble: de un lado, nos empeñamos en construir juguetes irrompibles, cuando romperlos (o desmontarlos) es fundamental para que el niño aprenda cómo funcionan. De otro lado, nos empeñamos en que los utilicen como supuestamente deben ser utilizados. Cuando probar cosas diferentes es también esencial para el aprendizaje (y para la diversión también).

Hay cinco vías de entrada al cerebro (seis, contando con las emociones) y son las mismas que tiene cualquier niño sano, las mismas que tenía Leonardo da Vinci, por poner el ejemplo que utiliza Doman. Así que les recomiendo que observen a sus hijos cuando están en su proceso de investigación/juego/aprendizaje y no los subestimen cuando tiran insistentemente un juguete al suelo, o cuando lo rompen o cuando lo utilizan para algo diferente de aquello para lo que fue diseñado.


~~Lau~~




Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids