Google
 

miércoles, 7 de enero de 2015

Enseñar a leer con un enfoque global


La lectura es una actividad que requiere la activación y la coordinación de distintas áreas del cerebro. La edad ideal, según el proceso de maduración cerebral, es a partir de los dos años, cuando ya se tiene un grado de mielinización que permite que se de este aprendizaje.

Tradicionalmente se ha enseñado a los niños a leer usando un método analítico que consiste en enseñar primero las letras, después las sílabas y, finalmente, combinar las letras y las sílabas para formar palabras.

El enfoque global, en cambio, hace el proceso a la inversa: comienza por enseñar palabras para después desglosarlas en letras y sílabas.

Al método tradicional se le ha criticado que parte de un abstracto (las letras) para llegar a lo concreto (las palabras) y que los niños sólo son capaces de comprender las abstracciones cuando llegan a ellas a través de lo concreto. En el caso de la lectura, se estaría intentando enseñar al niño que el símbolo "a" se corresponde con el sonido de la a, lo cual carece de sentido para un niño. El niño tiene que aprender que la letra eme se escribe "m" y, de hecho, puede aprenderlo pero ¿qué significa "m"? ¡No significa nada! 

Las letras por si solas no significan nada, son símbolos abstractos que no tienen sentido para un niño pequeño. Las palabras, en cambio, sí tienen significado. El niño puede comprender el concepto de "mamá" o de "juguete" y relacionarlo con su expresión escrita. Cuando el niño está expuesto a muchas palabras escritas y conocidas, es cuando va descubriendo que algunos patrones se repiten. Se da cuenta de que múltiples palabras empiezan con "a" y que suenan igual. Así que como descubre el patrón de la escritura.

No hay acuerdo entre los pedagogos ni entre los neurocientíficos sobre cuál es el mejor método para enseñar a leer a los niños. Probablemente dependa de varios factores, como la edad y madurez cerebral del niño, el idioma que se pretende enseñar y el estilo propio de aprendizaje de cada niño.

En Tarkus Kids recomendamos una mezcla equilibrada entre ambos métodos, siempre acompañada de lectura en voz alta y de todo tipo de juegos con las letras y las palabras.








Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids