Google
 

lunes, 26 de enero de 2015

El niño no hace caso (Método Doman)


[Boletín del 17.07.2014]




Recientemente alguien llegó a mi blog con una búsqueda en Google que decía "el niño no hace caso método Doman". No es la primera vez que veo algo así. De hecho, es una de las consultas más habituales en Tarkus Kids. Escriben madres que han leído a Doman, se han informado, han comprado o preparado los materiales amorosamente y han empezado a aplicar el método con sus hijos pero, por alguna razón, el niño no atiende.

O eso es lo que ellas creen. Porque tendemos a hacerlo como si fuera una tarea de la escuela, como si estuviéramos dando una clase y el niño tuviera que atender todo el tiempo como se espera que hagan los alumnos en el colegio. ¿Recuerdan aquello que dicen Glenn Doman sobre que es más fácil aburrir a un niño por ir demasiado lentos que por ir demasiado rápidos? Pues tiene mucho que ver con este tema. Ellos necesitan un ritmo rápido para no desconectarse pero, al mismo tiempo, sin capaces de hacer otras cosas, como estar mirando lo que hay a su alrededor. ¡¡Pero eso no significa que no atiendan!!




Si tienen hijos más grandes probablemente se hayan fijado en que son capaces de ver una película mientras juegan con la tablet o con juguetes y, al final, se han enterado de todo: de la película y del juego. Pues es lo mismo con el Método Doman. No esperes que el niño mire y escuche con atención todo el rato. No esperes de su parte una expresión de extremo interés. Ni siquiera de un poquito de interés. Tú sigue y procura hacer que sea un momento divertido y agradable para ambos porque los niños atienden y retienen mucho más de lo que nosotros creemos, sobre todo porque su postura corporal y expresión facial no se corresponde con lo que nosotros esperamos de alguien que atienden concentrado a una clase o explicación de cualquier tipo.



Más dudas resueltas en este vídeo







Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids