Google
 

viernes, 30 de enero de 2015

La frase del viernes: Patricia Kuhl



Los niños son genios lingüísticos desde el nacimiento hasta los 7 años de edad
Patricia Kuhl


Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids

miércoles, 28 de enero de 2015

La genialidad lingüística de los bebés






Patricia Kuhl es co-directora del Instituto de las ciencias del aprendizaje y del cerebro en la Universidad de Washington. La conocí el año pasado cuando vino a Madrid a dar una conferencia.

Ella es especialista en el aprendizaje de los idiomas y, muy especialmente, en cómo funciona el cerebro del bebé. Tiene una interesante charla TED que hoy quiero compartir con vosotros y que se titula "La genialidad lingüística de los bebés". En ella explica cuál es el período crítico del aprendizaje de nuevos idiomas y afirma que los niños son genios lingüísticos desde el nacimiento hasta los siete años de edad. Después hay una bajada considerable y después de la pubertad nuestra capacidad desciende en picado. Eso no significa que los adultos no podamos aprender nuevos idiomas sino que lo hacemos mediante un procedo neuronal diferente. Los adultos nos regimos por las representaciones formadas previamente en la memoria, mientras que los niños escuchan todos los idiomas por igual y van tomando estadísticas sobre cada idioma, lo cual provoca cambios en su cerebro. Los niños bilingües, además, tienen que manejar dos sistemas estadísticos diferentes y pasar de uno a otro dependiendo de con quién estén hablando.

Lo que se ha comprobado en los estudios realizados, y que es ciertamente importante, es que es necesario interactuar con otro ser humano para que el niño sea capaz de realizar sus estadísticas. Cuando se hicieron las pruebas usando televisores, no hubo resultados.

La conclusión de la profesora Kuhl es que todo este nuevo conocimiento que estamos adquiriendo sobre cómo funciona el cerebro va a permitir inventar nuevas formas de intervención basadas en el funcionamiento del cerebro para los niños con dificultades de aprendizaje.





Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids

lunes, 26 de enero de 2015

El niño no hace caso (Método Doman)


[Boletín del 17.07.2014]




Recientemente alguien llegó a mi blog con una búsqueda en Google que decía "el niño no hace caso método Doman". No es la primera vez que veo algo así. De hecho, es una de las consultas más habituales en Tarkus Kids. Escriben madres que han leído a Doman, se han informado, han comprado o preparado los materiales amorosamente y han empezado a aplicar el método con sus hijos pero, por alguna razón, el niño no atiende.

O eso es lo que ellas creen. Porque tendemos a hacerlo como si fuera una tarea de la escuela, como si estuviéramos dando una clase y el niño tuviera que atender todo el tiempo como se espera que hagan los alumnos en el colegio. ¿Recuerdan aquello que dicen Glenn Doman sobre que es más fácil aburrir a un niño por ir demasiado lentos que por ir demasiado rápidos? Pues tiene mucho que ver con este tema. Ellos necesitan un ritmo rápido para no desconectarse pero, al mismo tiempo, sin capaces de hacer otras cosas, como estar mirando lo que hay a su alrededor. ¡¡Pero eso no significa que no atiendan!!




Si tienen hijos más grandes probablemente se hayan fijado en que son capaces de ver una película mientras juegan con la tablet o con juguetes y, al final, se han enterado de todo: de la película y del juego. Pues es lo mismo con el Método Doman. No esperes que el niño mire y escuche con atención todo el rato. No esperes de su parte una expresión de extremo interés. Ni siquiera de un poquito de interés. Tú sigue y procura hacer que sea un momento divertido y agradable para ambos porque los niños atienden y retienen mucho más de lo que nosotros creemos, sobre todo porque su postura corporal y expresión facial no se corresponde con lo que nosotros esperamos de alguien que atienden concentrado a una clase o explicación de cualquier tipo.



Más dudas resueltas en este vídeo







Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids

viernes, 23 de enero de 2015

miércoles, 21 de enero de 2015

Shakira y la educación


Hace algunos meses la cantante colombiana Shakira nos regaló un vídeo en el que se podía ver cómo su hijo Milan leía las palabras que ella iba escribiendo. Ya entonces nos preguntamos si Shakira usa el Método Doman para enseñar a su hijo.

Ella nunca lo ha mencionado específicamente, pero sí sabemos que está muy implicada con la educación y que es partidaria de la educación temprana y del bilingüismo. Ella misma habla varios idiomas y considera que "el potencial humano es ilimitado, pero no si se mantiene sin explotar. "Mientras más temprano en la vida de un niño entienden el valor de la educación y la forma en que pueden cambiar sus vidas, más temprano se forman hábitos que terminan produciendo beneficios exponenciales".

Aunque en este blog no estamos a favor de la escolarización temprana sí lo estamos de la educación temprana y creemos, como Shakira, que es importante aprovechar la enorme plasticidad que el cerebro humano tiene en los primeros años de vida.




Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids

lunes, 19 de enero de 2015

Máquinas de aprender



[Boletín del 27.06.2014]



Glenn Doman tenía la teoría de que los niños pequeños no querían jugar y que los adultos nos equivocamos cuando intentamos por todos los medios que jueguen y cuando inventamos cosas para que jueguen.

Decía Doman que lo que los niños pequeños quieren hacer es aprender. Creo que acertaba en esto pero se equivocaba en la premisa anterior, la de que no querían jugar. Creo que, en realidad, para los niños no hay ninguna diferencia entre jugar y aprender. El juego es su método científico para investigar el mundo y así aprender.




Sus herramientas son cinco según Doman:


-el tacto
-el gusto
-la vista
-el oído
-el olfato

Yo añadiría el sentimiento. Los niños cogen un juguete, lo ven, lo palpan, lo saborean, lo escuchan, lo huelen y, además, sienten emociones cuando interactúan con él.

El error de los adultos es doble: de un lado, nos empeñamos en construir juguetes irrompibles, cuando romperlos (o desmontarlos) es fundamental para que el niño aprenda cómo funcionan. De otro lado, nos empeñamos en que los utilicen como supuestamente deben ser utilizados. Cuando probar cosas diferentes es también esencial para el aprendizaje (y para la diversión también).

Hay cinco vías de entrada al cerebro (seis, contando con las emociones) y son las mismas que tiene cualquier niño sano, las mismas que tenía Leonardo da Vinci, por poner el ejemplo que utiliza Doman. Así que les recomiendo que observen a sus hijos cuando están en su proceso de investigación/juego/aprendizaje y no los subestimen cuando tiran insistentemente un juguete al suelo, o cuando lo rompen o cuando lo utilizan para algo diferente de aquello para lo que fue diseñado.


~~Lau~~




Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids

miércoles, 14 de enero de 2015

Pre-aprendizaje de la escritura


Aprender a escribir -a  mano- requiere un grado de motricidad fina del que los niños pequeños carecen. Ahora bien, existen varias cosas que podemos hacer para que comiencen a familiarizarse con la escritura, especialmente si se trata de niños a los que estamos enseñando a leer. Como siempre, estas actividades deben plantearse como un juego y no forzar al niño a realizarlas si no se siente con ánimo de hacerlo


  • Construir palabras con letras grandes de madera recortadas, en cubos o letras imantadas. El niño irá comprobando que las mismas letras, combinadas adecuadamente, pueden formar palabras distintas e incluso palabras sin sentido.
  • Repasar letras grandes. Muy grandes, en realidad. Cuanto más grandes, mejor. Se puede empezar escribiendo una palabra en el suelo con tiza -o sobre la tierra o arena- y caminando sobre ella formando cada letra con nuestro movimiento. A medida que vayamos haciendo la letra cada vez más pequeña, el niño puede repasarla por encima con otro lápiz, tiza o rotulador o con el dedo.
  • Cuando el desarrollo de la motricidad fina se lo permita, deja que el niño escriba sobre diferentes superficies y con diferentes materiales.









Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids

lunes, 12 de enero de 2015

Desarrollo personal para niños


[Boletín del 20.06.2014]




Una de mis secciones preferidas de Tarkus Kids es la de desarrollo personal para niños. Aunque hay aún pocos artículos sobre este tema, todos ellos contienen información muy valiosa que puede mejorar la vida de nuestros hijos. El desarrollo personal para niños trata de darles una educación emocional y espiritual y las herramientas necesarias para continuar creciendo sin nosotros.





Tres de las herramientas más poderosas que hemos recomendado en Tarkus Kids son éstas:



-Construir con ellos su árbol genealógico, porque es fundamental para la construcción de la propia personalidad conocer la historia familiar, es decir, saber de dónde venimos.

-Enseñarles a utilizar la ley de la atracción elaborando un tablero de los sueños, para que sean capaces de identificar sus deseos y de hacerlos realidad.

-Hacer un diario de agradecimientos, de forma escrita u oral, porque el agradecimiento te ayuda a cambiar la perspectiva y a ver las cosas en positivo, a centrarte más en lo que sí tienes que en lo que te falta.


¿Qué otras herramientas de desarrollo personal utilizas con tus hijos? Compártelo con nosotros dejando un comentario o escribiendo a lau@tarkuskids.com También en Facebook.com/TarkusKids ¡Muchas gracias!




Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids

viernes, 9 de enero de 2015

La frase del viernes: Dr. Kovacs



El aprendizaje del lenguaje es importante por muchos motivos. En primer lugar, porque conlleva el desarrollo de esas conexiones cerebrales. En segundo lugar, porque supone dotar al niño de una herramienta que facilita la comunicación y permite hacerle llegar muchos otros estímulos. En tercer y último lugar, porque permite al niño la búsqueda autónoma de información.

Dr. Francisco Kovakcs


Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids

miércoles, 7 de enero de 2015

Enseñar a leer con un enfoque global


La lectura es una actividad que requiere la activación y la coordinación de distintas áreas del cerebro. La edad ideal, según el proceso de maduración cerebral, es a partir de los dos años, cuando ya se tiene un grado de mielinización que permite que se de este aprendizaje.

Tradicionalmente se ha enseñado a los niños a leer usando un método analítico que consiste en enseñar primero las letras, después las sílabas y, finalmente, combinar las letras y las sílabas para formar palabras.

El enfoque global, en cambio, hace el proceso a la inversa: comienza por enseñar palabras para después desglosarlas en letras y sílabas.

Al método tradicional se le ha criticado que parte de un abstracto (las letras) para llegar a lo concreto (las palabras) y que los niños sólo son capaces de comprender las abstracciones cuando llegan a ellas a través de lo concreto. En el caso de la lectura, se estaría intentando enseñar al niño que el símbolo "a" se corresponde con el sonido de la a, lo cual carece de sentido para un niño. El niño tiene que aprender que la letra eme se escribe "m" y, de hecho, puede aprenderlo pero ¿qué significa "m"? ¡No significa nada! 

Las letras por si solas no significan nada, son símbolos abstractos que no tienen sentido para un niño pequeño. Las palabras, en cambio, sí tienen significado. El niño puede comprender el concepto de "mamá" o de "juguete" y relacionarlo con su expresión escrita. Cuando el niño está expuesto a muchas palabras escritas y conocidas, es cuando va descubriendo que algunos patrones se repiten. Se da cuenta de que múltiples palabras empiezan con "a" y que suenan igual. Así que como descubre el patrón de la escritura.

No hay acuerdo entre los pedagogos ni entre los neurocientíficos sobre cuál es el mejor método para enseñar a leer a los niños. Probablemente dependa de varios factores, como la edad y madurez cerebral del niño, el idioma que se pretende enseñar y el estilo propio de aprendizaje de cada niño.

En Tarkus Kids recomendamos una mezcla equilibrada entre ambos métodos, siempre acompañada de lectura en voz alta y de todo tipo de juegos con las letras y las palabras.








Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids

lunes, 5 de enero de 2015

Nunca es tarde para empezar a leer



[Boletín del 05.06.2014]

Como sabes, el Método Doman se compone de diferentes programas que pueden utilizarse simultáneamente, excepto el programa del recién nacido, que es específico para los primeros meses de vida. Los demás pueden combinarse como cada uno quiera pero es muy importante que cualquier programa de inteligencia que decidas usar (conocimientos enciclopédicos, lectura, escritura, matemáticas, música) lo complementes con el programa de educación física (arrastre y gateo, braqueación y natación).

En cuanto al programa de lectura me escriben muchas personas preguntando si ya llegan tarde, si su hijo ya es demasiado mayor para empezar. La respuesta es NO. Nunca es demasiado tarde (igual que nunca es demasiado pronto) para empezar el programa de lectura o el de conocimientos enciclopédicos (sí puede ser demasiado tarde para el de matemáticas, de eso hablaremos otro día). Glenn Doman especifica diferentes formas de llevar a cabo el programa de lectura en función de la edad del niño; no dejes de leer su libro "Cómo enseñar a leer a su bebé" para verlo. Él llega hasta los seis años de edad; yo creo que incluso después de esa edad se puede usar su programa para mejorar el nivel de comprensión y velocidad lectoras de cualquier persona.



Y sobre todo recuerda los fundamentos de una buena enseñanza según Glenn Doman:

  • Empieza tan pronto como puedas.
  • Siéntete contento a todas horas.
  • Respeta a tu hijo.
  • Enseña sólo cuando tu hijo y tú estéis contentos.
  • Para antes de lo que el niño quiere.
  • Muestra los materiales rápidamente.
  • Introduce a menudo materiales nuevos.
  • Haz tu programa de forma consistente.
  • Prepara tus materiales cuidadosamente y ve por delante.
  • Recuerda la Regla que Nunca Falla.







 Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids

viernes, 2 de enero de 2015

El método no lo es todo



Recibo muchos mensajes de lectores que quieren usar programas de estimulación temprana con sus hijos, que se han informado y tienen muchas ganas de hacerlo bien. A veces me hacen preguntas muy específicas (especialmente sobre el Método Doman de lectura) como qué tipo de letra han de usar o cuántas palabras deben enseñarle al niño en cada sesión. Ese tipo de cosas son importantes -y por eso respondo a los correos y escribo en este blog- pero no son fundamentales.

Es decir, no obtendrás un "mal" resultado por enseñarle palabras de más o de menos, o por no hacerlo todos los días o no usar el tipo de letra adecuado. Lo primero que debemos recordar es que el objetivo nunca es que aprendan tal o cual cosa, como aprender  a leer o saber las capitales del mundo, sino que el objetivo es crear una red de conexiones neuronales. Cuantas más conexiones, mejor. Cuanto más fuerte sea cada conexión, mejor aún.



Así que lo más importante es ser constantes, dedicar tiempo a los niños, servirles de ejemplo (hemos de ser coherentes entre lo que tratamos de enseñarles y lo que nosotros mismos hacemos y decimos). Y, cómo no, debemos darles mucho afecto. Sabemos que el aprendizaje está ligado a las emociones (la neurociencia lo demuestra) así que tal vez debamos prestar un poco menos de atención a las instrucciones del método que hayamos elegido y prestar más atención al niño.




Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids