Google
 

miércoles, 22 de octubre de 2014

5 formas de ampliar el vocabulario de tus hijos



La clave para tener una buena educación es saber leer, escribir y hablar correctamente. Para ello es imprescindible tener un buen dominio de la lengua así que, cuanto mayor sea nuestro vocabulario, mejor. Éstos son algunos juegos que hago con mi hijo y que nos ayudan -a los dos- a ampliar nuestro vocabulario y conocimientos.



Jugar a los sinónimos. Este juego consiste en elegir una palabra y buscar sinónimos. Se puede preguntar, buscar en el diccionario o, incluso, tratar de adivinar. Os aseguro que aprenderéis muchas otras palabras aparte de los sinónimos.

Jugar a las familias de palabras. Éste es un juego parecido al anterior pero, en vez de buscar sinónimos, hay que hacer familias de palabras. Cuanto más amplias, mejor. Se pueden poner por escrito e ir comparando qué familias crecen más y cuáles menos.

Palabras encadenadas. O, como dice mi hijo, palabras relacionadas. Se puede jugar con sólo dos personas, pero es más divertido si son tres o cuatro. El primero dice una palabra cualquiera; el segundo dice una palabra que de algún modo esté relacionado con la primera; el tercero dice una palabra que esté relacionada con la segunda; y así sucesivamente. Es decir, que las palabras no tienen que estar relacionadas con la primera que se dijo sino con la última. Cualquier tipo de relación vale siempre que esté justificada. Por ejemplo, si el primero dice "agua" el segundo puede decir "playa" (porque en la playa hay agua), pero también podría decir "comida" (porque comer y beber están relacionados); o podría decir "líquido" o una palabra que empiece por A o una palabra que rime con "agua".

El reto de la palabra desconocida. Este es un juego que puede ser muy divertido si los participantes quieren. Se trata de un concurso de encontrar palabras desconocidas. ¿Cómo? Muy sencillo, simplemente prestando atención a todo lo que oigas y a toda palabra escrita que tengas a tu alcance. Se pueden poner diferentes retos, como ser el primero en encontrar una palabra desconocida, o ser el que más palabras desconocidas descubra en el plazo previsto (una hora, un día, etc).

La palabra de la semana. Ésta es una actividad que hacemos un casa y nos gusta mucho a todos. Todos los domingos ponemos un papel en la pared con una palabra que va a estar expuesta durante toda la semana (por eso se llama "la palabra de la semana", claro). La ponemos en el salón porque es donde más horas pasamos juntos. Esa palabra, simplemente, queda ahí expuesta. Hasta que alguien hace un comentario sobre ella y de ahí en adelante puede suceder cualquier cosa. Nos gusta elegir palabras que den juego. De momento nuestras favoritas han sido "polisemia" y "rima".



Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids

martes, 21 de octubre de 2014

Enseñar a leer a un niño de dos años [Método Doman]


Hace algún tiempo me llego este mensaje de una lectora:

Hola Lau. 
La verdad es que no sé por dónde empezar. Hace un mes me propuse enseñarle a leer a mi hijo, que acaba de cumplir dos años. Se me ocurrió poner en google enseñar a leer, y a partir de ahí, todo ha sido un torrente de información. Todo me señalaba hacia el libro de Glenn Doman “como enseñar a leer a su bebé” y eso hice, lo compré y lo leí el fin de semana. Me quedé alucinada, con muchas dudas pero alucinada. Seguí indagando un poco más en internet y apareció tu blog y el artículo Método Doman: como empezar. Muy interesante. 
Estoy elaborando los bits pero no sé cuantos hacer ya que mi niño ya tiene dos años y como he leído, quizás sea mejor pasar al grupo de las dos palabras un poco antes. Por otra parte he leído en otras páginas que es mejor empezar la primera semana con un grupo de cinco palabras en tres sesiones y progresivamente incluir nuevos grupos de cinco. 
En fin, te agradecería una “luz” a esta labor que quiero iniciar junto con mi niño.
Muchísimas gracias de antemano.

Aunque el método Doman puede utilizarse ya con bebés, nunca es tarde para empezar y, de hecho, se puede usar a cualquier edad con algunas variaciones. Si tu hijo ya tiene 2 años (como tenía el mío cuando empezamos) los ritmos serán algo diferentes y el listado inicial de palabras, también. Lo mejor es empezar, igual que a edades más tempranas, con 200 bits de palabras sueltas. Puede que no se lleguen a ver todas porque el niño de dos años lo captará con mayor rapidez, pero esos bits siempre te pueden servir para la segunda fase (parejas de palabras) y para hacer juegos. Esas 200 palabras tienen que ser lo más personalizadas que puedas; aparte de las más típicas, como "papá", "mamá" o "pelota" hay que incluir otras con las que él se pueda sentir identificado, como su nombre, los nombres de sus mejores amigos, de su mascota y de sus juguetes favoritos.

En cuanto al número de palabras y de sesiones por día, hay que tener cuidado pues es mucho más fácil que el niño pierda interés porque vamos demasiado despacio que porque vayamos demasiado rápido. Si le enseñas las mismas 5 palabras, tres veces al día, durante una semana, lo más probable es que al tercer día ya lo hayas perdido.

El primer día hay que enseñar 5 palabras, tres veces (cambiando el orden en cada sesión). (Total: 5 palabras)

El segundo día hay que enseñar las 5 palabras del primer día y 5 palabras nuevas. (Total: 10 palabras)

El tercer día hay que enseñar las 10 primeras palabras y 5 palabras nuevas. (Total: 15 palabras)

El cuarto día hay que enseñar las 15 primeras palabras y 5 palabras nuevas. (Total: 20 palabras)

El quinto día hay que enseñar las 20 primeras palabras y 5 palabras nuevas. (Total: 25 palabras)

A partir del sexto día hay que retirar 5 palabras y añadir 5 nuevas, de modo que siempre estemos enseñando 25 palabras diarias y que cada palabra sea vista 3 veces diarias durante cinco veces (es decir, un total de 15 veces por palabra).



Artículos relacionados:





Tienda Tarkus Kids


Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids

lunes, 6 de octubre de 2014

Educación financiera





Hoy he empezado a colaborar en la página Educación Financiera que comparto con tres amigos expertos en economía, finanzas personales e inversiones. Por el diferente perfil que tenemos, cada uno de nosotros aporta una visión particular al tema de la educación financiera. En mi caso, me voy a centrar sobre todo -aunque no exclusivamente- en la educación financiera para niños. Por eso mi primer post se titula Cómo dar educación financiera a tus hijos. En él doy cuatro pautas generales que iré desarrollando en los siguientes artículos.

Ésta es la presentación de nuestro nuevo proyecto:

Educación Financiera es un proyecto formativo de Luis Alberto Iglesias, Juan de Lezo, Pablo Martínez Bernal y Laura Mascaró.

Estamos convencidos de que la educación en materia financiera es una de las grandes carencias de esta sociedad y de que es imprescindible para este siglo que aún comienza. Pretendemos ayudar a todo aquel que lo desee a comprender qué es y cómo funciona el dinero y de qué forma puede hacer que éste trabaje para él, sin olvidar la formación de los más pequeños que, con los conocimientos adecuados desde una temprana edad pueden evitar muchos de los problemas económicos que hoy aquejan a tantos.

Mi primera colaboración comienza así:

Si estás leyendo esto seguramente coincides conmigo en que la educación financiera es fundamental en esta época. Ya no hay garantía -ni casi posibilidad- de trabajos para toda la vida, de remuneración asegurada, de prestaciones por desempleo o pensión de jubilación.

 El mundo está cambiando a una velocidad de vértigo debido a los avances tecnológicos que están poniendo en jaque a los antiguos sistemas laboral, educativo, social y financiero. Por eso cada vez más padres consideran imprescindible enseñar a sus hijos a manejar el dinero pero ¿cómo hacerlo cuando uno mismo no tiene ese tipo de conocimientos? Estos son los principios básicos que creo necesario conocer y que iré desarrollando en mis próximas colaboraciones.

Léelo completo en Educación Financiera (clic aquí)


Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids

¿Usa Shakira el Método Doman para enseñar a su hijo?






Ya sabíamos que Liza Minelli es una gran defensora del Método Doman y que lo recomienda a los padres de niños con lesión cerebral.


También el cantante Bertín Osborne lo ha usado con su hijo y sus increíbles progresos le llevaron a crear una fundación de ayuda a los padres de niños con lesión cerebral, desde la cual se dedican a formar las familias en este método.


Quien nos sorprende ahora es la también cantante Shakira, que está muy pendiente de su hijo Milan, de año y medio de edad, y a quien enseña personalmente las cosas más variadas. Además de enseñarle español, catalán, inglés, portugués y francés, recientemente le dio unas "lecciones" sobre historia de los Estados Unidos y el niño dio muestras de saber distinguir perfectamente el Lincoln Memorial y dijo que estaba muy interesado en la Declaración de Independencia. Anteriormente ya nos habían mostrado su habilidad tocando la batería y, hace sólo unos días, la propia Shakira subió a su página de Facebook un vídeo en el que el niño leía algunas palabras que ella escribía en color rojo.




Lenguas, música, historia, lectura... ¿Está Shakira usando el Método Doman -o alguna versión del mismo- para enseñar todas estas cosas a su pequeño hijo? Probablemente sí pero, de no ser el caso, está claro que le dedica tiempo y que tiene una filosofía bastante parecida. En su libro "Cómo multiplicar la inteligencia de su hijo"




Tienda Tarkus Kids



Doman escribió un capítulo titulado "En qué emplear 30 segundos". En él pone el ejemplo de un niño que pregunta "¿qué es eso?" y de las diversas formas en que la madre puede responderle usando sólo 30 segundos de su tiempo:

1-Puede decirle: "ahora no, estoy preparando la cena"

2-O puede decirle: "eso es un guau guau"

3-O puede decirle: "eso es un perro"

4-O puede decirle: "eso es un perro de la raza San Bernardo"

5-También puede enseñarle diez datos usando los bits del método de conocimientos enciclopédicos

6-Y puede enseñarle, mejor aún, diez datos relacionados usando los bits del método de conocimientos enciclopédico.


Parece obvio que, como mínimo, Shakira es de las madres que optan por la cuarta opción.





Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids