Google
 

lunes, 29 de septiembre de 2014

Cómo tratar a un niño con respeto (2)




Cómo tratar a un niño con respeto es uno de los posts más leídos de Tarkus Kids y también uno de los que más comentarios han generado. Por su interés, y porque poner en práctica estos consejos puede cambiar el presente y el futuro de tu familia, hoy compartimos otros 6 tips para tratar a los niños con respeto.



1) Predica con el ejemplo. No se trata sólo de respetar a tus hijos y a los niños que estén en tu entorno pues el respeto empeiza por uno mismo. Respétate a ti mismo y a los demás, incluyendo a los niños. Así ellos aprenderán ese comportamiento no porque se lo expliques sino porque lo vean.

2) Usa las palabras mágicas. Di "gracias", "por favor" y "perdón". Probablemente la última es la más difícil cuando se trata de niños. Muy pocas veces se puede escuchar a un adulto pedirle perdón a un niño. ¿Es humillante? ¿Es rebajarse? En absoluto, es mostrarle que nosotros también nos equivocamos y que ellos merecen el respeto de que se les pida perdón cuando nos hemos equivocado.

3) Abrázales. El contacto físico es muy importante para el desarrollo de los niños. Abrázales, tómales de la mano, siéntalos en tu regazo, duerme con ellos. Nunca apartes a un niño cuando se acerque a ti buscando contacto.

4) Aprecia sus intereses. A menudo los adultos tenemos una idea preconcebida de cuáles son los intereses "válidos" o deseables. A menudo los intereses de nuestros hijos no coinciden con los que nosotros valoramos o los que teníamos pensados para ellos. Eso no significa que ellos se estén equivocando. O sí. Pero en todo caso es su error y es necesario para su proceso de aprendizaje.

5) Usa un lenguaje positivo. Siempre que te sea posible, di que sí o contesta de una forma positiva.

6) Respeta su privacidad. El respeto no consiste sólo en valorar sus intereses y en ser amables con ellos. Su privacidad es importante para que desarrollen un buen concepto de si mismos. Dependiendo de la edad y madurez del niño y de las características de cada familia, el concepto de privacidad será más o menos amplio. Sea cual sea, no traspases los límites que entre todos decidáis.



¿Tienes más ideas sobre cómo tratar a un niño con respeto? Deja un comentario en el blog, en Facebook o en Twitter o escríbeme a lau@tarkuskids.com


Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids



lunes, 22 de septiembre de 2014

Aprender idiomas jugando (2)





La semana pasada compartí 5 formas de aprender idiomas de manera divertida. Mucha gente me ha escrito para sugerir otras ideas, aquí las tenéis:

1) Jugar a un juego de mesa en otro idioma. Preferiblemente debe ser un juego que ya conozcas y que no requiera un gran dominio del idioma. Obviamente, también dependerá de las edades de los niños.

2) Investigar la biografía de un personaje interesante. Si ese personaje vivía en otro país y hablaba otro idioma, seguro que encontrarás muchas relaciones entre su vida y su idioma.

3) Investigar la historia y costumbres de otro país. Lo mismo que con la biografía, si quieres saber cómo se vive en un determinado país, el idioma es una parte fundamental de lo que debes investigar. Incluso puedes celebrar sus fiestas y probar su gastronomía.

4) Aprender canciones infantiles. Canciones con el abecedario, con los números, con letras muy sencillas fáciles de entender.

5) Poner carteles en todos los objetos de tu casa. El mismo truco que muchos hemos utilizado para reforzar el aprendizaje de la lectura de nuestros hijos lo podemos usar para aprender otros idiomas.

¿Tienes más ideas? Compártelas en los comentarios de este post, por email (lau@tarkuskids.com), en Facebook o en Google Plus. ¡¡Gracias!!



Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids


viernes, 19 de septiembre de 2014

[Enseñar a leer con el Método Doman] Fase 1: palabras


Glenn Doman explica en su libro "Cómo enseñar a leer a su bebé" exactamente cómo funciona su método para enseñar a leer. Te recomiendo que leas primero este post: Método Doman: cómo empezar y que te asegures de tener toda la información correcta antes de empezar a usarlo.

El método de lectura se divide en cinco fases: palabras, parejas de palabras, oraciones, frases y libros. Hoy voy a explicar cómo funciona la primera fase.

Necesitas tener 200 bits con palabras. Un bit puede ser una cartulina (el tamaño recomendado es 60x10cm) o puede digital. El tamaño y color de las palabras dependerá de la edad del niño y, principalmente, de su nivel de madurez visual. Se recomiendo empezar con letras grandes y gruesas de color rojo.

El primer día vas a enseñarle 5 palabras, procurando no enseñarle seguidas dos palabras con la misma inicial. Lo más fácil es elegir cinco palabras con cinco iniciales diferentes. Si le enseñas al niño las palabras "agua" y "amor" seguidas puede confundirlas, pues al principio sólo se fijan en la primera letra. Se las vas a enseñar tres veces y en distinto orden. En teoría las sesiones debes ser en distintos momentos del día; yo por comodidad las hacía seguidas o casi seguidas. Doman recomienda espaciarlas en media hora, pero no todos podemos permitírnoslo así que hazlo lo mejor que puedas y de la manera que te resulte más cómodo.

El segundo día le vas a enseñar las 5 palabras del primer día y otro grupo de 5 palabras nuevas. Según Doman, eso hacen un total de seis sesiones al día (cada sesión dura sólo unos segundos, pues cada palabra sólo ha de mostrarse durante el tiempo necesario para pronunciarla, no más). De nuevo, por comodidad, yo pasaba los dos grupos en una sola sesión.

Los días siguientes (3º, 4º y 5º) se enseñan esas mismas palabras y, cada día, se añade un grupo de 5 palabras nuevas.

El sexto y séptimo día se enseñan las 25 palabras de los días anteriores.

El octavo día se retiran 5 palabras y se añaden cinco nuevas, operación que vamos a repetir todos los días a partir de ahora. Un truco: anota la fecha en que empiezas a enseñar una palabra en el reverso del bit, así sabrás cuáles puedes retirar y cuáles no. Cada palabra debe verse durante 5 días consecutivos (menos las primeras que se ven durante una semana completa). También conviene escribir la palabra por detrás para que la puedas leer al mismo tiempo que la enseñas, si empiezas a pasarlas desde atrás hacia adelante y no a la inversa.

La primera fase termina cuando cada palabra (de las 200) se ha visto durante 5 días. Si después de eso pasas a la segunda fase y ves que el niño se pierde, puedes volver a la primera fase o incluso combinarlas.


Tienda Tarkus Kids




Cosas a tener en cuenta:


1) No examines al niño. No le preguntes "¿Qué dice aquí?", no intentes comprobar si las está leyendo. Algunos niños lo muestras verbalizando o con gestos si son muy pequeños, pero otros no.

2) No aburras al niño. Es más probable que le aburras por ir demasiado lento que por ir demasiado rápido. Enséñale cada palabra durante un segundo, o lo que tardes en decirla, y retírala.

3) No lo hagas si los dos no os estáis divirtiendo. Ésta es la regla de oro del método.

4) La otra regla de oro del método es que te olvides del método: haz todas las variaciones que sean necesarias para que el método se adapte a vosotros, no al revés.






Si tú también quieres enseñar a leer a tu bebé, empieza por aquí:

Compra los libros de Glenn Doman

Cómo enseñar a leer a tu bebé

Cómo multiplicar la inteligencia de tu bebé




 Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids

jueves, 18 de septiembre de 2014

Aprender idiomas jugando





En mi blog personal sobre educación en casa (homeschooling) conté hace unos días cómo se ha motivado mi hijo para aprender inglés. Hasta ahora nunca le había interesado (tiene 9 años) pero de repente fue encontrando la motivación que le hacía falta y está aprendiendo sin seguir métodos ni clases de ningún tipo. A raíz de ese post me llegaron mensajes de otras madres, algunas querían pedirme consejo y algunas querían contarme sus propias experiencias con los idiomas extranjeros, así que he querido hacer esta recopilación con formas divertidas de aprender idiomas:

1) Ver películas en otro idioma. Cualquier pensaría que lo mejor es verlas en versión original ¡pero no! Es muy divertido coger una película que ya conoces bien (y ya sabemos que los niños son capaces de ver la misma película centenares de veces) y ponerla en otro idioma, aunque no sea el original. Al conocer bien la película y los diálogos es fácil deducir qué están diciendo en cada momento. Si además activas los subtítulos también puedes aprender cómo se escriben las palabras.

2) Viajar. Ya sé que eso no siempre es posible pero, si puedes viajar al extranjero, incluye el idioma en la preparación del viaje y propónte escuchar bien y leer todo lo que encuentres a tu paso. Gracias a un viaje de sólo 4 días a Nueva York mi hijo comenzó a tener interés por el inglés.

3) Contactar con extranjeros. Ya sabes el dicho: si la montaña no va a Mahoma... Así que si no puedes viajar siempre puedes buscar extranjeros que vivan en tu ciudad. Puedes simplemente charlar con ellos, pedirles que te enseñen su idioma o tal vez organizar una actividad para aprender el idioma jugando. Contrata a un extranjero para que cuide a tus hijos o para que les enseñe manualidades, juegos de mesa o cualquier otra cosa.

4) Escuchar música e intentar traducir tus canciones favoritas. Aunque sea con la ayuda de un traductor de internet, lo importante es que sepas qué dice la canción y vayas deduciendo cómo funciona el idioma.

5) Cambiar la configuración del teléfono, el ordenador, las redes sociales, el televisor, etc. Esto puede que no sirva para niños pequeños, pero sí para los más grandes y también para los adultos. Al principio te parecerá raro pero poco a poco te irás acostumbrando a verlo todo en otro idioma y aprenderás nuevas palabras.


Actualización: este post tiene su continuación en Aprender idiomas jugando (2) - clic aquí


Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids



lunes, 1 de septiembre de 2014

¿Estimular o no estimular? - Por Etna Hernández






Etna Hernández es madre de dos pequeños a los que ha aplicado Estimulación Temprana, y actualmente continua educando y estimulando. Es profesora, músico profesional, y asesora a madres  con temas como Estimulación Temprana, Crianza, Educación, Planificación Estratégica y Organización de estudios.

Su trabajo actual en la red incluye, escribir en el Blog: Sembrar Estrellas, Asesorías Personalizadas para madres: Asesoría Estrella y su Programa de Membresía: "Crea tu organizador de estudios y libérate de enfados y reproches"

Próximamente, hará el lanzamiento de su programa AprendeMate (para más información suscríbase a su Boletín de noticias).


¿Estimular o no estimular? 




Llevo leyendo y escuchando diversas opiniones sobre este tema, y normalmente los bandos están muy divididos y son opuestos como el día y la noche. Cuesta encontrar el término medio, o debatir sin que se caliente la conversación, pues normalmente los padres o madres están posicionados en una orilla y consideran a los de la otra orilla como los malos de la película.

Personalmente sigo aprendiendo cada día… pero después de dos niños completamente diferentes, de un gran grupo de amigos y conocidos (también muy diferentes entre sí), con niños estimulados (y resultados varios) y otro montón que no han estimulado para nada (o al menos eso creen ellos) espero poder lanzar un poco de luz sobre este asunto, o al menos mostrarles aquello que he aprendido yo. 






Y lo que es más importante para mí, espero poder ayudar a otras madres así como me ayudaron a mí.




Al hablar de este tema, aparecen siempre muchos detractores de los programas de estimulación temprana, así que, si solo sabes lo que has escuchado (y eso te hace estar en contra… o incluso si te hace estar a favor) te recomiendo la lectura de los libros para que conozcan la filosofía de dichos métodos. 


Mis palabras podrán gustarte más o menos, pero lo mejor es buscar la raíz, la base de toda esta metodología… y más aun si pretendes aplicarla. 

Piensa, que mas que las dudas que pueda solventarte cualquier madre, o el debate que pueda surgir ante criticas, o inquietudes, los libros de autores como Doman o Nikití, develan un respeto total hacia los niños y sus tiempos, así como también refuerzan el papel de los padres como criadores-educadores-instructores.


Yo, personalmente, cada vez que veo estos debates con madres y padres a favor o en contra de los métodos de estimulación temprana, me hago siempre las mismas preguntas. 

¿Cuándo es demasiado temprano para aprender?
¿Con que base se afirma que enseñar a leer o a contar con esta u otra edad, es presionar?
¿Por qué enseñar el lenguaje oral no es estimular el aprendizaje, y enseñar a leer si?

Por otra parte, me surgen unas cuantas preguntas más:

Partiendo del principio del respeto al niño y sus tiempos, que aboga porque todos somos diferentes ¿Cómo podemos identificar cual es el momento óptimo para que nuestro pequeño aprenda conceptos de cantidades, sumas, notación musical, etc.?
¿Por qué NO es temprano, empezar a enseñar a leer a un niño cuando tiene 6 años, o 3 años, o 10 años? 
¿Por qué es mejor esperar a que aprendan en la escuela determinadas cosas y otras no?

Todos los niños quieren aprender. Lo demuestran, lo disfrutan, lo piden.

Limitar y presionar (u obligar) son dos caras de la misma moneda ¿no creen? Tan malo es caer en la una, como en la otra.


Pero estimular es otra cosa.


En mi opinión la estimulación a cualquier edad es lo que lleva al aprendizaje. Y esta, llamada “temprana”, lleva este nombre simplemente porque se sale de la edad en que comúnmente se le enseña a los niños de una forma estructurada (entiéndase estructurada según lo ven los padres, porque para ellos es solo un juego) determinadas cosas. 


¿Por qué ver la palabra “Estimulación” como algo perjudicial, si todos estamos ligados a ella?

Porque, estimulación es esa interacción con las cosas que nos rodean, eso que hace despertar la curiosidad, eso que no para desde que naces hasta que mueres… y no está limitada solo al periodo infantil. 


Desgraciadamente no siempre se tienen la posibilidad de interactuar con el material original (me refiero a cosas como, un telescopio para ver los planetas, o un determinado animal o planta cerca de casa) por lo que tenemos que recurrir (al igual que en la escuela) a tarjetas con imágenes (entre otras cosas, pues también están aprendiendo de todas aquellas cosas que tenemos a nuestro alcance) para que puedan descubrir toda la amplitud de este, nuestro mundo. O por lo menos empezar a escuchar las palabras y los nombres que lo definen.


¿Qué crees tú de la Estimulación Temprana? 


***



Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids