Google
 

martes, 22 de julio de 2014

Cómo desarrollar la creatividad infantil




Seguro que los lectores de Tarkus Kids ya conocen a Anca Balaj. Ella publicó aquí el que ha sido uno de los artículos más leídos, un artículo muy interesante y con un título muy llamativo (tal vez, provocador): Cómo hacer que un niño se esté quieto en una silla

Cuando conocí a Anca me sorprendió la descripción que hace de si misma pues se autodefine como "entrenadora de la creatividad y escridibujante". La pregunta es: ¿se puede y debe estimular la creatividad? En los adultos es obvio que sí, pero los niños son creativos por naturaleza ¿no? Así que decidí leer uno de sus libros sobre el tema para saber en qué consistía su propuesta y he de decir que me convenció (no me paga por recomendar su libro ni sus cursos).
Coincido con ella en que la escuela es un entorno limitador para los niños,  en que las competencias del hemisferio derecho no deberían trabajarse sólo desde el punto de vista artístico, que hay mucho más que sólo artes plásticas y música: la creatividad, dice Anca, consiste en la capacidad de combinar lo conocido de manera novedosa. No se trata sólo de dibujar o de improvisar al piano, creatividad también es ingenio, innovación y capacidad de adaptación a los cambios imprevistos del entorno.


En su libro "Cómo desarrollar la creatividad infantil" Anca Balaj propone 3 técnicas: la improvisación, el extrañamiento (dar una mirada nueva a las cosas) y las palabras aleatorias. A través de una secuencia de 10 ejercicios te ayuda a desarrollar no sólo la creatividad de tus hijos sino también la tuya.

Lo mejor, a mi modo de ver, es que estos ejercicios son como juegos, son divertidos de hacer y permiten total flexibilidad a quien los haga. No son ejercicios rígidos en los que haya que seguir las instrucciones al pie de la letra, como sucede en algunos cursos de creatividad.




Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids

miércoles, 9 de julio de 2014

7 tips para que los niños aprendan a ahorrar - por Juan de Lezo






Juan de Lezo es experto en inversiones y autor del portal Aprende a invertir

Pueden seguirle en Facebook y Twitter.








Fomentar el ahorro en los niños es una de las responsabilidades que debe tener todo padre que se precie. Muchos se preocupan de que los niños aprendan a leer, aprendan matemáticas, física, idiomas, y todo lo que pueda ser necesario para su futuro. Pero, a menudo, descuidan la educación financiera que es sin duda mucho más importante para el futuro de los niños que los conocimientos “curriculares”. 

Desgraciadamente, el ahorro suele ser visto por los adultos como una renuncia y un esfuerzo poco atractivos y mucho menos suele ser para los niños que les cuesta mucho renunciar a una pequeña gratificación presente por una mayor futura. Para facilitaros esta misión os ofrezco una serie de tips para que podáis inculcar el ahorro en los niños de una forma fácil y divertida, de modo que los niños disfruten con la experiencia.

  • Elegir un objetivo. El niño debe establecer para qué quiere ahorrar. En vez de decirle que ahorre para cuando sea mayor disfrute ese dinero debemos dejar que el niño elija para qué quiere ahorrar. Puede ser un videojuego, una muñeca, un balón o cualquier otra cosa que le guste.
  • Ayúdale a ponerlo por escrito. Si es pequeño coloca una foto o un dibujo bien visible de lo que quiere conseguir mediante el ahorro.
  • Ayúdale a calcular cuanto tiene que ahorrar y cual es el plazo. Explícale que si el plazo es corto la cantidad a ahorrar diaria o semanal debe ser mayor que si el plazo es más largo. Él debe elegir una vez que entienda esto.
  • Ver físicamente el dinero. Es importante que el niño vea el dinero. Busca un tarro de cristal trasparente para que pueda ver las monedas y billetes. Si es mayor puede ser muy interesante dibujar una gráfica.
  • Objetivos cortos. Los primeros objetivos deben ser de dos o tres semanas como máximo para que el niño no se canse, se le haga excesivamente duro y se rinda. Después podremos aumentar el tiempo de ahorro.
  • Predica con el ejemplo. La mejor forma de enseñar es dando ejemplo. Toma otro tarro y define un objetivo que sea compartido con los niños. Por ejemplo: Una excursión a un parque de atracciones. Los padres ahorrarán el dinero en la hucha de modo que los niños puedan verlo. Esto les animará a completar sus pequeños planes de ahorro.
  • Haz que la experiencia de ahorrar sea algo divertido y no una obligación. Es muy importante disfrutar con la experiencia. El ahorro puede ser divertido si nos lo plantemos así.




Para el niño es muy importante aprender a ahorrar, no sólo porque le será muy útil en su vida adulta sino porque aumentará mucho su autoestima en el presente.

******************************************************

En Aprende a invertir:




Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids