Google
 

miércoles, 2 de abril de 2014

Cómo tratar a un niño con respeto


La mejor manera de enseñarle algo a un niño es a través del ejemplo. Una de las mejores cosas que podemos enseñarles es a comportarse con los demás cómo les gustaría que los trataran a ellos. Si queremos que nuestros hijos sean respetuosos con la gente (incluida, por supuesto, su propia familia) lo primero que debemos hacer es tratarles a ellos con respeto. Aquí van algunos tips:

Mírales a los ojos cuando les hables. Parece obvio, pero muchas veces no lo hacemos. A veces hablamos con ellos pero estamos haciendo otras cosas al mismo tiempo. Pero en la comunicación la palabra no lo es todo. Trata de mirar a la gente a los ojos cuando les hables. A tus hijos también.

Ponte a su nivel. Cuando hables con ellos, y para que te resulte más fácil mirarles a los ojos, ponte a su nivel. Agáchate o siéntate para quedar a su altura. Hablar de pie con un niño que mide menos de la mitad que tú denota una posición de poder sobre él y puede intimidarle.

Adapta tu lenguaje. Los niños son inteligentes, pero eso no significa que puedan entenderlo todo. Recuerda que el mensaje que tú envías y el mensaje que ellos reciben no siempre coinciden. No hables para desahogarte, habla para que te entiendan.

Dales opciones. En la vida siempre hay opciones, también para los niños. Incluso cuando parece que no hay ninguna opción. Sé creativo, con la práctica crearás el hábito y algún día te resultará increíble que alguna vez dijeras "no queda otra opción".

Dales voz y voto. De acuerdo que los adultos somos responsables de los niños y que hay cosas que nos toca decidir a nosotros. Pero muchas veces decidimos porque es más cómodo, más rápido, más práctico para nosotros. Así no les enseñamos nada que valga la pena. Sólo les enseñamos que hay una figura de autoridad que se impone, que hoy es su madre pero mañana será su esposo, su jefe o cualquier otra persona que aparezca en sus vidas. Permíteles expresarse, asume que su opinión puede ser diferente a la tuya (y no por eso peor ni errónea).

Ámales como son. A veces lo más difícil para los padres es asumir que sus hijos no son como ellos, pero las diferencias no tienen por qué separaros. Al contrario, añaden diversidad a la familia y seguro que puedes aprender algo de ellos.




Lee también Cómo tratar a un niño con respeto (2)

Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids