Google
 

viernes, 27 de junio de 2014

5 formas divertidas de practicar la lectoescritura



Algunas cosas se aprenden por medio de la práctica y es necesaria la repetición. Esto puede resultar muy aburrido para los niños, sobre todo si no conseguimos hacerles ver la necesidad y la utilidad de dicha práctica. Los clásicos cuadernillos de lectoescritura no tienen ningún atractivo para los niños, porque son repetitivos, aburridos y muchas veces de un nivel claramente inferior respecto de los conocimientos reales del niño. Normalmente cuando el niño aprende a escribir ya tiene un vocabulario bastante elevado, así que ponerse a repetir frases como "mi mamá me mima" no es algo muy motivador.



Aquí tenéis cinco formas divertidas de practicar la lectoescritura:

1) Dejar notas a otros miembros de la familia. Una de las mayores motivaciones de aprender a leer y a escribir correctamente es poderse comunicar, por eso recomiendo escribir notas para los padres o los hermanos. Pueden dejarse en el frigorífico, en el buzón, escondidas en la cama o en cualquier otro sitio que se os ocurra.

2) Hacer listas. Los niños pueden ayudar a escribir la lista de la compra, o pueden hacer la lista de los invitados a su fiesta de cumpleaños, o de las películas que quieren ver, o de las cosas que les gustaría hacer, etc.

3) Sopas de letras, autodefinidos y otros juegos de palabras. Se pueden hacer sobre el papel pero es mucho más divertido si tienes una pizarra grande, de tiza o de rotulador. Se pueden resolver juegos que ha preparado otra persona o podéis inventar vuestros propios juegos.

4) Escribir para una audiencia real. Desmotiva mucho escribir sólo para practicar o sólo para que lo evalúe el profesor. En cambio, si eres consciente de que escribes para una audiencia real aumentas tu compromiso contigo mismo de hacerlo correctamente. Hoy en día es muy fácil escribir para una audiencia real con internet. ¡Crea un blog para tu hijo!

5) Mensajes secretos. Hay varias formas de hacer tinta invisible sobre papel. Una es com zumo de limón: para leerlo sólo tienes que calentarlo un poco. Otra es con una vela blanca: para leerlo sólo tienes que echarle cacao en polvo por encima para que quede pegado. ¿Conocéis otras formas de hacer tinta invisible?

Si habéis usado otros métodos divertidos para practicar la lectoescritura podéis compartirlos en los comentarios del blog o de las redes sociales. ¡Gracias!



Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids