Google
 

lunes, 29 de diciembre de 2014

La revolución pacífica


[Boletín del 03.04.2014]


Glenn Doman lo llamó "La revolución pacífica" y definió así su objetivo:


"otorgar a todos los padres los conocimientos necesarios para tener unos hijos muy inteligentes, extremadamente capacitados y deliciosos, y crear con ello un mundo muy humano, cuerdo e íntegro."


Tenía razón en que una revolución así está en manos de los padres y de las madres. Sólo ellos pueden asumir la tarea de criar a sus hijos para que sean buenos e inteligentes. Es difícil imaginar una manera mejor -y más pacífica- de cambiar el mundo para hacerlo mejor.


A todos los niños les gusta aprender. Esto es un hecho. Los bebés nacen especialmente diseñados para aprender todo cuanto sea posible acerca del entorno en el que viven. Disponen de cinco herramientas básicas que llamamos "sentidos". Los niños exploran, observan, imitan y analizan. Depende de nosotros que dispongan del tiempo y de la libertad necesarios para hacerlo. Podemos ayudarles poniendo a su disposición toda la belleza del mundo y, mientras lo hacemos, estrechamos nuestro vínculo con ellos. ¡Todo son ventajas!


Si tú también quieres formar parte de la Revolución Pacífica, no dejes de leer los libros de Glenn Doman. Después, puedes echar un vistazo a nuestro blog donde encontrarás materiales descargables y también algunos tips para aplicar el método, basados en mi propia experiencia con mi hijo y en comentarios de los lectores de Tarkus Kids. Te invito a que después también compartas tu experiencia escribiendo a lau@tarkuskids.com o uniéndote a nuestra comunidad en la red social Facebook.



~~Lau~~

Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids

lunes, 22 de diciembre de 2014

Cómo enseñar a leer a tu bebé


[Boletín Tarkus Kids de octubre 2013]





Cuando yo estaba usando el método Doman con mi hijo, hace ya varios años, mucha gente me preguntaba sobre lo que hacía porque les llamaba mucho la atención la posibilidad de poder enseñar a leer a un niño pequeño y que además lo disfrutara. Yo participaba en varios foros de crianza y las mamás me solían preguntar siempre las mismas cosas. Fue por eso que creé el blog Tarkus Kids, para ir recopilando allí mis propias respuestas de modo que no tuviera que estar dando siempre las mismas explicaciones.



Poco a poco el blog fue creciendo, fui añadiendo otros temas que me interesaban (todos relacionados con la crianza y el aprendizaje infantil. Llegaban muchas visitas cada día, los lectores me enviaban emails y se fue formando una pequeña comunidad. Después dejé el blog porque sentía que mi hijo ya había pasado a otra fase y el blog estaba más enfocado a niños menores de 6 años. Pero decidí volver y ahora le estoy dando un nuevo enfoque, sobre todo con los artículos de desarrollo personal para niños.







Pero lo que quería contarte hoy es que el método Doman sí funciona, que los bebés sí pueden aprender a leer y pueden aprenderlo de un modo divertido. En el blog tienes toda la información que necesitas para hacerlo bien.



¿No sabes por dónde empezar?



Déjame que te de una ayudita con una colección de artículos:





Además tengo la buena noticia de que he podido recuperar el documento con las primeras 200 palabras para que las imprimas y empieces ya a enseñar a leer a tu hijo. Para descargarlo haz clic aquí y no te olvides de leer bien las instrucciones antes de comenzar.




Muchas gracias por estar aquí formando parte de esta maravillosa comunidad.




~~Lau~~









Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids



lunes, 8 de diciembre de 2014

5 consejos para mantener el cerebro saludable


En Tarkus Kids sabemos que el cerebro es el órgano más complejo de todo el cuerpo humano y que es de vital importancia establecer numerosas y fuertes conexiones neuronales. Por eso creemos que es importante estimular el desarrollo neuronal desde la infancia.

Hemos hecho una síntesis de los consejos que dos neurocientíficos españoles recomiendan para mantener el cerebro en buen estado. Ello son Paco Mora y Joaquin Fuster, y ambos coinciden en estos cinco puntos:

1 - Una nutrición adecuada. Mantener un equilibrio entre la ingesta de proteinas, los hidratos de carbono, las grasas, etc. La nutrición es un factor fundamental para formar los elementos constitutivos esenciales de la corteza para adquirir las funciones cognitivas. Es decir, para el desarrollo de la inteligencia. Paco Mora, además, recomienda comer menos pero mejor.

2 - Hacer ejercicio físico y mental. No es tan importante qué tipo de ejercicio se haga, sino que se haga con constancia, que no excesivo y que esté bien regulado. Debe conjugarse con con las demás funciones del niño o del adulto. A diferencia del ejercicio físico, el ejercicio mental debe hacerse a diario y sin excepciones.

3 - El ajuste emocional del individuo al grupo (los padres, el maestro, los compañeros). Las relaciones sociales son necesarias para ejercitar las funciones emocionales: requieren confianza, afiliación, y altruismo. En el caso de los adultos y personas mayores, es recomendable vivir acompañados y evitar aislarse.

4 - Un descanso suficiente y de calidad. Dormir bien es imprescindible no sólo para descansar sino también para dar al cuerpo oportunidad de reparar los tejidos dañados y de afianzar los aprendizajes adquiridos durante el día.

5 - Ser agradecido y tener una actitud positiva ante la vida contribuye a una buena salud emocional y al desarrollo de las aptitudes éticas y de nuestras relaciones con los demás.

6 - Viajar. Viajar requiere aprender y memorizar y fomenta la adquisición de nuevas percepciones. También evita la rutina y genera emociones. Y las emociones, ya lo sabemos, son la base de la memoria y, por tanto del aprendizaje.









Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Testimonio: niña de 4 años aprende a leer



Desde que comencé este blog hace ya seis años y medio no dejan de llegarme correos de familias que quieren enseñar a sus hijos a leer. Muchas de las consultas que me hacen ya están respondidas en este blog y aquí les remito.

De vez en cuando, también, alguna de esas familias vuelve a escribir para contar su experiencia. Hoy quiero compartir con vosotros este email que me llegó hace unos días, con permiso de su autora que prefiere que no desvelemos su nombre y nacionalidad.




Hola Lau,



te escribí hace tres años porque me hablaron del Doman y buscando en internet encontré tu blog. Gracias por toda la información que compartes pues resultó muy útil para comenzar. Mi esposo y yo dedicamos varias noches a preparar todos los materiales. Escribimos 200 bits de lectura y buscamos imágenes en internet para imprimir y hacer con ellas los bits de inteligencia. Desde el primer día a nuestra hija le divirtió mucho el método. Como tú siempre dices: es un juego. Pasó bastante tiempo sin que supiéramos si realmente funcionaba o no. Ella nunca daba señal de entender y nunca decía ninguna de las palabras. Pero la pasaba realmente bien y por eso continuamos. Hicimos el programa de lectura y el de conocimientos enciclopédicos combinados con el programa de excelencia física. todo este proceso nos abrió la mente para entender que todo aprendizaje puede ser divertido y que los niños tienen una capacidad increíble.
A día de hoy puedo decir que mi hija tiene 4 años, sabe leer y relaciona muchos de los conceptos que ha visto en el programa de inteligencia. No creo que ella sea más inteligente que otros niños. Creo que todos tienen este potencial y nosotros podemos ayudarles a que lo desarrollen.
Gracias, muchas gracias por todo lo que compartes (por los tips tan útiles basados en tu experiencia) y por dar a conocer esta verdad a todas las mamás.






Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids

martes, 4 de noviembre de 2014

Bebé leyendo [Vídeo]


Vi en internet este vídeo de un bebé reconociendo bits de lectura. La gente se pregunta si eso realmente es leer. Pienso que es un primer paso (y uno muy importante) para aprender a leer. La teoría de los sistemas globales (enseñar palabras completas en vez de letras y sílabas) es la siguiente: primero reconocer la palabra completa, como si fuera un dibujo o una figura; después reconoce la inicial, por eso puede confundir palabras que empiecen por la misma letra (puede decir "agua" cuando el bit dice "aire"); después reconoce la última letra (por eso puede confundir "agua" y "arena" pero no "agua" y "aire"); y después va reconociendo las letras intermedias. Éste es el proceso por el que el niño descifra el código, simplemente porque le exponemos a las palabras de forma visual y auditiva. Le enseñamos el bit a la vez que decimos la palabra correspondiente y a base de repeticiones su cerebro va trabajando para descifrar el código.

Pero lo más importante es que para el niño se trata de un JUEGO. Tanto el niño como los padres se divierten jugando a leer. Ésa es precisamente la regla de oro de Glenn Doman: si tú o tu hijo no os estáis divirtiendo, déjalo.





Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids

miércoles, 22 de octubre de 2014

5 formas de ampliar el vocabulario de tus hijos



La clave para tener una buena educación es saber leer, escribir y hablar correctamente. Para ello es imprescindible tener un buen dominio de la lengua así que, cuanto mayor sea nuestro vocabulario, mejor. Éstos son algunos juegos que hago con mi hijo y que nos ayudan -a los dos- a ampliar nuestro vocabulario y conocimientos.



Jugar a los sinónimos. Este juego consiste en elegir una palabra y buscar sinónimos. Se puede preguntar, buscar en el diccionario o, incluso, tratar de adivinar. Os aseguro que aprenderéis muchas otras palabras aparte de los sinónimos.

Jugar a las familias de palabras. Éste es un juego parecido al anterior pero, en vez de buscar sinónimos, hay que hacer familias de palabras. Cuanto más amplias, mejor. Se pueden poner por escrito e ir comparando qué familias crecen más y cuáles menos.

Palabras encadenadas. O, como dice mi hijo, palabras relacionadas. Se puede jugar con sólo dos personas, pero es más divertido si son tres o cuatro. El primero dice una palabra cualquiera; el segundo dice una palabra que de algún modo esté relacionado con la primera; el tercero dice una palabra que esté relacionada con la segunda; y así sucesivamente. Es decir, que las palabras no tienen que estar relacionadas con la primera que se dijo sino con la última. Cualquier tipo de relación vale siempre que esté justificada. Por ejemplo, si el primero dice "agua" el segundo puede decir "playa" (porque en la playa hay agua), pero también podría decir "comida" (porque comer y beber están relacionados); o podría decir "líquido" o una palabra que empiece por A o una palabra que rime con "agua".

El reto de la palabra desconocida. Este es un juego que puede ser muy divertido si los participantes quieren. Se trata de un concurso de encontrar palabras desconocidas. ¿Cómo? Muy sencillo, simplemente prestando atención a todo lo que oigas y a toda palabra escrita que tengas a tu alcance. Se pueden poner diferentes retos, como ser el primero en encontrar una palabra desconocida, o ser el que más palabras desconocidas descubra en el plazo previsto (una hora, un día, etc).

La palabra de la semana. Ésta es una actividad que hacemos un casa y nos gusta mucho a todos. Todos los domingos ponemos un papel en la pared con una palabra que va a estar expuesta durante toda la semana (por eso se llama "la palabra de la semana", claro). La ponemos en el salón porque es donde más horas pasamos juntos. Esa palabra, simplemente, queda ahí expuesta. Hasta que alguien hace un comentario sobre ella y de ahí en adelante puede suceder cualquier cosa. Nos gusta elegir palabras que den juego. De momento nuestras favoritas han sido "polisemia" y "rima".



Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids

martes, 21 de octubre de 2014

Enseñar a leer a un niño de dos años [Método Doman]


Hace algún tiempo me llego este mensaje de una lectora:

Hola Lau. 
La verdad es que no sé por dónde empezar. Hace un mes me propuse enseñarle a leer a mi hijo, que acaba de cumplir dos años. Se me ocurrió poner en google enseñar a leer, y a partir de ahí, todo ha sido un torrente de información. Todo me señalaba hacia el libro de Glenn Doman “como enseñar a leer a su bebé” y eso hice, lo compré y lo leí el fin de semana. Me quedé alucinada, con muchas dudas pero alucinada. Seguí indagando un poco más en internet y apareció tu blog y el artículo Método Doman: como empezar. Muy interesante. 
Estoy elaborando los bits pero no sé cuantos hacer ya que mi niño ya tiene dos años y como he leído, quizás sea mejor pasar al grupo de las dos palabras un poco antes. Por otra parte he leído en otras páginas que es mejor empezar la primera semana con un grupo de cinco palabras en tres sesiones y progresivamente incluir nuevos grupos de cinco. 
En fin, te agradecería una “luz” a esta labor que quiero iniciar junto con mi niño.
Muchísimas gracias de antemano.

Aunque el método Doman puede utilizarse ya con bebés, nunca es tarde para empezar y, de hecho, se puede usar a cualquier edad con algunas variaciones. Si tu hijo ya tiene 2 años (como tenía el mío cuando empezamos) los ritmos serán algo diferentes y el listado inicial de palabras, también. Lo mejor es empezar, igual que a edades más tempranas, con 200 bits de palabras sueltas. Puede que no se lleguen a ver todas porque el niño de dos años lo captará con mayor rapidez, pero esos bits siempre te pueden servir para la segunda fase (parejas de palabras) y para hacer juegos. Esas 200 palabras tienen que ser lo más personalizadas que puedas; aparte de las más típicas, como "papá", "mamá" o "pelota" hay que incluir otras con las que él se pueda sentir identificado, como su nombre, los nombres de sus mejores amigos, de su mascota y de sus juguetes favoritos.

En cuanto al número de palabras y de sesiones por día, hay que tener cuidado pues es mucho más fácil que el niño pierda interés porque vamos demasiado despacio que porque vayamos demasiado rápido. Si le enseñas las mismas 5 palabras, tres veces al día, durante una semana, lo más probable es que al tercer día ya lo hayas perdido.

El primer día hay que enseñar 5 palabras, tres veces (cambiando el orden en cada sesión). (Total: 5 palabras)

El segundo día hay que enseñar las 5 palabras del primer día y 5 palabras nuevas. (Total: 10 palabras)

El tercer día hay que enseñar las 10 primeras palabras y 5 palabras nuevas. (Total: 15 palabras)

El cuarto día hay que enseñar las 15 primeras palabras y 5 palabras nuevas. (Total: 20 palabras)

El quinto día hay que enseñar las 20 primeras palabras y 5 palabras nuevas. (Total: 25 palabras)

A partir del sexto día hay que retirar 5 palabras y añadir 5 nuevas, de modo que siempre estemos enseñando 25 palabras diarias y que cada palabra sea vista 3 veces diarias durante cinco veces (es decir, un total de 15 veces por palabra).



Si tú también quieres enseñar a leer a tu bebé, empieza por aquí:

Compra los libros de Glenn Doman

Cómo enseñar a leer a tu bebé
http://amzn.to/2x4rAVT

Cómo multiplicar la inteligencia de tu bebé
http://amzn.to/2gxgwpm





Tienda Tarkus Kids


Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids

lunes, 6 de octubre de 2014

Educación financiera





Hoy he empezado a colaborar en la página Educación Financiera que comparto con tres amigos expertos en economía, finanzas personales e inversiones. Por el diferente perfil que tenemos, cada uno de nosotros aporta una visión particular al tema de la educación financiera. En mi caso, me voy a centrar sobre todo -aunque no exclusivamente- en la educación financiera para niños. Por eso mi primer post se titula Cómo dar educación financiera a tus hijos. En él doy cuatro pautas generales que iré desarrollando en los siguientes artículos.

Ésta es la presentación de nuestro nuevo proyecto:

Educación Financiera es un proyecto formativo de Luis Alberto Iglesias, Juan de Lezo, Pablo Martínez Bernal y Laura Mascaró.

Estamos convencidos de que la educación en materia financiera es una de las grandes carencias de esta sociedad y de que es imprescindible para este siglo que aún comienza. Pretendemos ayudar a todo aquel que lo desee a comprender qué es y cómo funciona el dinero y de qué forma puede hacer que éste trabaje para él, sin olvidar la formación de los más pequeños que, con los conocimientos adecuados desde una temprana edad pueden evitar muchos de los problemas económicos que hoy aquejan a tantos.

Mi primera colaboración comienza así:

Si estás leyendo esto seguramente coincides conmigo en que la educación financiera es fundamental en esta época. Ya no hay garantía -ni casi posibilidad- de trabajos para toda la vida, de remuneración asegurada, de prestaciones por desempleo o pensión de jubilación.

 El mundo está cambiando a una velocidad de vértigo debido a los avances tecnológicos que están poniendo en jaque a los antiguos sistemas laboral, educativo, social y financiero. Por eso cada vez más padres consideran imprescindible enseñar a sus hijos a manejar el dinero pero ¿cómo hacerlo cuando uno mismo no tiene ese tipo de conocimientos? Estos son los principios básicos que creo necesario conocer y que iré desarrollando en mis próximas colaboraciones.

Léelo completo en Educación Financiera (clic aquí)


Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids

¿Usa Shakira el Método Doman para enseñar a su hijo?






Ya sabíamos que Liza Minelli es una gran defensora del Método Doman y que lo recomienda a los padres de niños con lesión cerebral.


También el cantante Bertín Osborne lo ha usado con su hijo y sus increíbles progresos le llevaron a crear una fundación de ayuda a los padres de niños con lesión cerebral, desde la cual se dedican a formar las familias en este método.


Quien nos sorprende ahora es la también cantante Shakira, que está muy pendiente de su hijo Milan, de año y medio de edad, y a quien enseña personalmente las cosas más variadas. Además de enseñarle español, catalán, inglés, portugués y francés, recientemente le dio unas "lecciones" sobre historia de los Estados Unidos y el niño dio muestras de saber distinguir perfectamente el Lincoln Memorial y dijo que estaba muy interesado en la Declaración de Independencia. Anteriormente ya nos habían mostrado su habilidad tocando la batería y, hace sólo unos días, la propia Shakira subió a su página de Facebook un vídeo en el que el niño leía algunas palabras que ella escribía en color rojo.




Lenguas, música, historia, lectura... ¿Está Shakira usando el Método Doman -o alguna versión del mismo- para enseñar todas estas cosas a su pequeño hijo? Probablemente sí pero, de no ser el caso, está claro que le dedica tiempo y que tiene una filosofía bastante parecida. En su libro "Cómo multiplicar la inteligencia de su hijo"




Tienda Tarkus Kids



Doman escribió un capítulo titulado "En qué emplear 30 segundos". En él pone el ejemplo de un niño que pregunta "¿qué es eso?" y de las diversas formas en que la madre puede responderle usando sólo 30 segundos de su tiempo:

1-Puede decirle: "ahora no, estoy preparando la cena"

2-O puede decirle: "eso es un guau guau"

3-O puede decirle: "eso es un perro"

4-O puede decirle: "eso es un perro de la raza San Bernardo"

5-También puede enseñarle diez datos usando los bits del método de conocimientos enciclopédicos

6-Y puede enseñarle, mejor aún, diez datos relacionados usando los bits del método de conocimientos enciclopédico.


Parece obvio que, como mínimo, Shakira es de las madres que optan por la cuarta opción.





Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids

lunes, 29 de septiembre de 2014

Cómo tratar a un niño con respeto (2)




Cómo tratar a un niño con respeto es uno de los posts más leídos de Tarkus Kids y también uno de los que más comentarios han generado. Por su interés, y porque poner en práctica estos consejos puede cambiar el presente y el futuro de tu familia, hoy compartimos otros 6 tips para tratar a los niños con respeto.



1) Predica con el ejemplo. No se trata sólo de respetar a tus hijos y a los niños que estén en tu entorno pues el respeto empeiza por uno mismo. Respétate a ti mismo y a los demás, incluyendo a los niños. Así ellos aprenderán ese comportamiento no porque se lo expliques sino porque lo vean.

2) Usa las palabras mágicas. Di "gracias", "por favor" y "perdón". Probablemente la última es la más difícil cuando se trata de niños. Muy pocas veces se puede escuchar a un adulto pedirle perdón a un niño. ¿Es humillante? ¿Es rebajarse? En absoluto, es mostrarle que nosotros también nos equivocamos y que ellos merecen el respeto de que se les pida perdón cuando nos hemos equivocado.

3) Abrázales. El contacto físico es muy importante para el desarrollo de los niños. Abrázales, tómales de la mano, siéntalos en tu regazo, duerme con ellos. Nunca apartes a un niño cuando se acerque a ti buscando contacto.

4) Aprecia sus intereses. A menudo los adultos tenemos una idea preconcebida de cuáles son los intereses "válidos" o deseables. A menudo los intereses de nuestros hijos no coinciden con los que nosotros valoramos o los que teníamos pensados para ellos. Eso no significa que ellos se estén equivocando. O sí. Pero en todo caso es su error y es necesario para su proceso de aprendizaje.

5) Usa un lenguaje positivo. Siempre que te sea posible, di que sí o contesta de una forma positiva.

6) Respeta su privacidad. El respeto no consiste sólo en valorar sus intereses y en ser amables con ellos. Su privacidad es importante para que desarrollen un buen concepto de si mismos. Dependiendo de la edad y madurez del niño y de las características de cada familia, el concepto de privacidad será más o menos amplio. Sea cual sea, no traspases los límites que entre todos decidáis.



¿Tienes más ideas sobre cómo tratar a un niño con respeto? Deja un comentario en el blog, en Facebook o en Twitter o escríbeme a lau@tarkuskids.com


Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids



lunes, 22 de septiembre de 2014

Aprender idiomas jugando (2)





La semana pasada compartí 5 formas de aprender idiomas de manera divertida. Mucha gente me ha escrito para sugerir otras ideas, aquí las tenéis:

1) Jugar a un juego de mesa en otro idioma. Preferiblemente debe ser un juego que ya conozcas y que no requiera un gran dominio del idioma. Obviamente, también dependerá de las edades de los niños.

2) Investigar la biografía de un personaje interesante. Si ese personaje vivía en otro país y hablaba otro idioma, seguro que encontrarás muchas relaciones entre su vida y su idioma.

3) Investigar la historia y costumbres de otro país. Lo mismo que con la biografía, si quieres saber cómo se vive en un determinado país, el idioma es una parte fundamental de lo que debes investigar. Incluso puedes celebrar sus fiestas y probar su gastronomía.

4) Aprender canciones infantiles. Canciones con el abecedario, con los números, con letras muy sencillas fáciles de entender.

5) Poner carteles en todos los objetos de tu casa. El mismo truco que muchos hemos utilizado para reforzar el aprendizaje de la lectura de nuestros hijos lo podemos usar para aprender otros idiomas.

¿Tienes más ideas? Compártelas en los comentarios de este post, por email (lau@tarkuskids.com), en Facebook o en Google Plus. ¡¡Gracias!!



Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids


viernes, 19 de septiembre de 2014

[Enseñar a leer con el Método Doman] Fase 1: palabras


Glenn Doman explica en su libro "Cómo enseñar a leer a su bebé" exactamente cómo funciona su método para enseñar a leer. Te recomiendo que leas primero este post: Método Doman: cómo empezar y que te asegures de tener toda la información correcta antes de empezar a usarlo.

El método de lectura se divide en cinco fases: palabras, parejas de palabras, oraciones, frases y libros. Hoy voy a explicar cómo funciona la primera fase.

Necesitas tener 200 bits con palabras. Un bit puede ser una cartulina (el tamaño recomendado es 60x10cm) o puede digital. El tamaño y color de las palabras dependerá de la edad del niño y, principalmente, de su nivel de madurez visual. Se recomiendo empezar con letras grandes y gruesas de color rojo.

El primer día vas a enseñarle 5 palabras, procurando no enseñarle seguidas dos palabras con la misma inicial. Lo más fácil es elegir cinco palabras con cinco iniciales diferentes. Si le enseñas al niño las palabras "agua" y "amor" seguidas puede confundirlas, pues al principio sólo se fijan en la primera letra. Se las vas a enseñar tres veces y en distinto orden. En teoría las sesiones debes ser en distintos momentos del día; yo por comodidad las hacía seguidas o casi seguidas. Doman recomienda espaciarlas en media hora, pero no todos podemos permitírnoslo así que hazlo lo mejor que puedas y de la manera que te resulte más cómodo.

El segundo día le vas a enseñar las 5 palabras del primer día y otro grupo de 5 palabras nuevas. Según Doman, eso hacen un total de seis sesiones al día (cada sesión dura sólo unos segundos, pues cada palabra sólo ha de mostrarse durante el tiempo necesario para pronunciarla, no más). De nuevo, por comodidad, yo pasaba los dos grupos en una sola sesión.

Los días siguientes (3º, 4º y 5º) se enseñan esas mismas palabras y, cada día, se añade un grupo de 5 palabras nuevas.

El sexto y séptimo día se enseñan las 25 palabras de los días anteriores.

El octavo día se retiran 5 palabras y se añaden cinco nuevas, operación que vamos a repetir todos los días a partir de ahora. Un truco: anota la fecha en que empiezas a enseñar una palabra en el reverso del bit, así sabrás cuáles puedes retirar y cuáles no. Cada palabra debe verse durante 5 días consecutivos (menos las primeras que se ven durante una semana completa). También conviene escribir la palabra por detrás para que la puedas leer al mismo tiempo que la enseñas, si empiezas a pasarlas desde atrás hacia adelante y no a la inversa.

La primera fase termina cuando cada palabra (de las 200) se ha visto durante 5 días. Si después de eso pasas a la segunda fase y ves que el niño se pierde, puedes volver a la primera fase o incluso combinarlas.


Tienda Tarkus Kids




Cosas a tener en cuenta:


1) No examines al niño. No le preguntes "¿Qué dice aquí?", no intentes comprobar si las está leyendo. Algunos niños lo muestras verbalizando o con gestos si son muy pequeños, pero otros no.

2) No aburras al niño. Es más probable que le aburras por ir demasiado lento que por ir demasiado rápido. Enséñale cada palabra durante un segundo, o lo que tardes en decirla, y retírala.

3) No lo hagas si los dos no os estáis divirtiendo. Ésta es la regla de oro del método.

4) La otra regla de oro del método es que te olvides del método: haz todas las variaciones que sean necesarias para que el método se adapte a vosotros, no al revés.






Si tú también quieres enseñar a leer a tu bebé, empieza por aquí:

Compra los libros de Glenn Doman

Cómo enseñar a leer a tu bebé

Cómo multiplicar la inteligencia de tu bebé




 Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids

jueves, 18 de septiembre de 2014

Aprender idiomas jugando





En mi blog personal sobre educación en casa (homeschooling) conté hace unos días cómo se ha motivado mi hijo para aprender inglés. Hasta ahora nunca le había interesado (tiene 9 años) pero de repente fue encontrando la motivación que le hacía falta y está aprendiendo sin seguir métodos ni clases de ningún tipo. A raíz de ese post me llegaron mensajes de otras madres, algunas querían pedirme consejo y algunas querían contarme sus propias experiencias con los idiomas extranjeros, así que he querido hacer esta recopilación con formas divertidas de aprender idiomas:

1) Ver películas en otro idioma. Cualquier pensaría que lo mejor es verlas en versión original ¡pero no! Es muy divertido coger una película que ya conoces bien (y ya sabemos que los niños son capaces de ver la misma película centenares de veces) y ponerla en otro idioma, aunque no sea el original. Al conocer bien la película y los diálogos es fácil deducir qué están diciendo en cada momento. Si además activas los subtítulos también puedes aprender cómo se escriben las palabras.

2) Viajar. Ya sé que eso no siempre es posible pero, si puedes viajar al extranjero, incluye el idioma en la preparación del viaje y propónte escuchar bien y leer todo lo que encuentres a tu paso. Gracias a un viaje de sólo 4 días a Nueva York mi hijo comenzó a tener interés por el inglés.

3) Contactar con extranjeros. Ya sabes el dicho: si la montaña no va a Mahoma... Así que si no puedes viajar siempre puedes buscar extranjeros que vivan en tu ciudad. Puedes simplemente charlar con ellos, pedirles que te enseñen su idioma o tal vez organizar una actividad para aprender el idioma jugando. Contrata a un extranjero para que cuide a tus hijos o para que les enseñe manualidades, juegos de mesa o cualquier otra cosa.

4) Escuchar música e intentar traducir tus canciones favoritas. Aunque sea con la ayuda de un traductor de internet, lo importante es que sepas qué dice la canción y vayas deduciendo cómo funciona el idioma.

5) Cambiar la configuración del teléfono, el ordenador, las redes sociales, el televisor, etc. Esto puede que no sirva para niños pequeños, pero sí para los más grandes y también para los adultos. Al principio te parecerá raro pero poco a poco te irás acostumbrando a verlo todo en otro idioma y aprenderás nuevas palabras.


Actualización: este post tiene su continuación en Aprender idiomas jugando (2) - clic aquí


Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids



lunes, 1 de septiembre de 2014

¿Estimular o no estimular? - Por Etna Hernández






Etna Hernández es madre de dos pequeños a los que ha aplicado Estimulación Temprana, y actualmente continua educando y estimulando. Es profesora, músico profesional, y asesora a madres  con temas como Estimulación Temprana, Crianza, Educación, Planificación Estratégica y Organización de estudios.

Su trabajo actual en la red incluye, escribir en el Blog: Sembrar Estrellas, Asesorías Personalizadas para madres: Asesoría Estrella y su Programa de Membresía: "Crea tu organizador de estudios y libérate de enfados y reproches"

Próximamente, hará el lanzamiento de su programa AprendeMate (para más información suscríbase a su Boletín de noticias).


¿Estimular o no estimular? 




Llevo leyendo y escuchando diversas opiniones sobre este tema, y normalmente los bandos están muy divididos y son opuestos como el día y la noche. Cuesta encontrar el término medio, o debatir sin que se caliente la conversación, pues normalmente los padres o madres están posicionados en una orilla y consideran a los de la otra orilla como los malos de la película.

Personalmente sigo aprendiendo cada día… pero después de dos niños completamente diferentes, de un gran grupo de amigos y conocidos (también muy diferentes entre sí), con niños estimulados (y resultados varios) y otro montón que no han estimulado para nada (o al menos eso creen ellos) espero poder lanzar un poco de luz sobre este asunto, o al menos mostrarles aquello que he aprendido yo. 






Y lo que es más importante para mí, espero poder ayudar a otras madres así como me ayudaron a mí.




Al hablar de este tema, aparecen siempre muchos detractores de los programas de estimulación temprana, así que, si solo sabes lo que has escuchado (y eso te hace estar en contra… o incluso si te hace estar a favor) te recomiendo la lectura de los libros para que conozcan la filosofía de dichos métodos. 


Mis palabras podrán gustarte más o menos, pero lo mejor es buscar la raíz, la base de toda esta metodología… y más aun si pretendes aplicarla. 

Piensa, que mas que las dudas que pueda solventarte cualquier madre, o el debate que pueda surgir ante criticas, o inquietudes, los libros de autores como Doman o Nikití, develan un respeto total hacia los niños y sus tiempos, así como también refuerzan el papel de los padres como criadores-educadores-instructores.


Yo, personalmente, cada vez que veo estos debates con madres y padres a favor o en contra de los métodos de estimulación temprana, me hago siempre las mismas preguntas. 

¿Cuándo es demasiado temprano para aprender?
¿Con que base se afirma que enseñar a leer o a contar con esta u otra edad, es presionar?
¿Por qué enseñar el lenguaje oral no es estimular el aprendizaje, y enseñar a leer si?

Por otra parte, me surgen unas cuantas preguntas más:

Partiendo del principio del respeto al niño y sus tiempos, que aboga porque todos somos diferentes ¿Cómo podemos identificar cual es el momento óptimo para que nuestro pequeño aprenda conceptos de cantidades, sumas, notación musical, etc.?
¿Por qué NO es temprano, empezar a enseñar a leer a un niño cuando tiene 6 años, o 3 años, o 10 años? 
¿Por qué es mejor esperar a que aprendan en la escuela determinadas cosas y otras no?

Todos los niños quieren aprender. Lo demuestran, lo disfrutan, lo piden.

Limitar y presionar (u obligar) son dos caras de la misma moneda ¿no creen? Tan malo es caer en la una, como en la otra.


Pero estimular es otra cosa.


En mi opinión la estimulación a cualquier edad es lo que lleva al aprendizaje. Y esta, llamada “temprana”, lleva este nombre simplemente porque se sale de la edad en que comúnmente se le enseña a los niños de una forma estructurada (entiéndase estructurada según lo ven los padres, porque para ellos es solo un juego) determinadas cosas. 


¿Por qué ver la palabra “Estimulación” como algo perjudicial, si todos estamos ligados a ella?

Porque, estimulación es esa interacción con las cosas que nos rodean, eso que hace despertar la curiosidad, eso que no para desde que naces hasta que mueres… y no está limitada solo al periodo infantil. 


Desgraciadamente no siempre se tienen la posibilidad de interactuar con el material original (me refiero a cosas como, un telescopio para ver los planetas, o un determinado animal o planta cerca de casa) por lo que tenemos que recurrir (al igual que en la escuela) a tarjetas con imágenes (entre otras cosas, pues también están aprendiendo de todas aquellas cosas que tenemos a nuestro alcance) para que puedan descubrir toda la amplitud de este, nuestro mundo. O por lo menos empezar a escuchar las palabras y los nombres que lo definen.


¿Qué crees tú de la Estimulación Temprana? 


***



Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids

martes, 5 de agosto de 2014

Cómo crear un entorno educativo en casa


Yuria Prospero, del blog Amando mi casa, está publicando una serie de guest posts en su blog en los que cada día una bloguera comparte un tip sobre algún tema relacionado con la organización del hogar.

Ayer publicó mi artículo sobre cómo convertir tu casa en un entorno de aprendizaje. Son seis ideas sencillas que para mi fueron eficaces pero que pueden no adaptarse bien a tu familia. No obstante, espero que te sirvan de inspiración y puedas inventar otras formas de lograr esos entornos educativos. Para ser sincera, creo que cualquier entorno puede ser educativo, todo depende de lo que nosotros hagamos en y con él.



Aquí va mi artículo íntegro:

Las mujeres del siglo XXI somos malabaristas. Sobre todo las madres. Pretendemos ser madres, esposas, trabajadoras, amas de casa y, algunas, incluso homeschoolers. Las madres que educamos a nuestros hijos sin escuela hemos tenido que aprender no sólo a priorizar sino también a compatibilizar; a matar dos pájaros de un tiro siempre que sea posible.
Una de las herramientas más eficaces para ello es convertir toda tu vida y toda tu casa en un entorno educativo, donde el aprendizaje se desarrolle fluidamente, casi sin que una se de cuenta. La mayoría de estos tips los he aprendido de otras madres, personalmente o a través de sus blogs, y pueden servirte tanto si educas sin escuela como si escolarizas.
1.- Involucra a tus hijos en las tareas del hogar. No importa lo pequeños que sean, siempre habrá algo que puedan hacer. Si tienes un bebé, puedes usar un portabebés para que te acompañe mientras haces las tareas. Si tienes un niño pequeño puede que le guste responsabilizarse de sus propias cosas (a mi hijo, por ejemplo, desde que aprendió a caminar le gustaba tirar sus pañales a la basura después de cambiarlo). Verbaliza: desde antes de que mi hijo supiera hablar yo siempre verbalizaba todo lo que hacía. Le iba contando qué hacía, por qué lo hacía, cómo lo hacía, etc. Así, sin darse cuenta, él iba aprendiendo cómo hacer las cosas de la casa.
2.- Adapta la casa a los niños. Si quieres tener una casa limpia, ordenada y con decoraciones sólo aptas para mirar probablemente vas a fracasar. Te vas a estresar cuidando que los niños no toquen, no ensucien y no rompan las cosas. Por eso lo mejor es guardar los objetos delicados durante una casa y crear un hogar apto para niños. Pon sus cosas a su alcance para que puedan disfrutar de su creciente autonomía. ¿Tienen su propio plato y su propio vaso de material irrompible? ¡No los guardes en el armario más alto! Si los pones en un lugar al que puedan llegar fácilmente verás que se acaban responsabilizando de sacarlo y devolverlo a su sitio en cada comida.
3.- La lectura entra por la vista así que, ya que hemos decidido adaptar la casa a los niños, ¿por qué no poner etiquetas en cada objeto con su nombre correspondiente? Así les ayudamos a adquirir vocabulario y a familiarizarse con la lectoescritura. Sólo necesitas cartulinas y rotuladores y ya puedes poner carteles en la “puerta”, la “mesa”, el “techo”, etc.
4.- Aprovecha todas las superfícies para poner pósters educativos. Los niños no necesitan prestar mucha atención para captar la información que tienen al alcance de su vista así que si cubre todas las superfícies de láminas didácticas seguro que acabarán  absorbiendo esa información: en las paredes (¡sí, las del baño también), en las puertas, en las ventanas, en los espejos, en la nevera (además de láminas puedes poner imanes con forma de letras o de palabras para que jueguen con ellos).
5.- Utiliza las pizarras. Y sobre todo, deja que los niños las utilicen. En mi casa hay tres pizarras: una, en la entrada, donde escribimos la programación de todo el mes para que todos sepamos qué es lo que hay previsto y qué actividades u obligaciones tiene cada uno. Otra que solemos usar para aprender inglés, donde cada día escribo una pregunta para que mi hijo la responda. Y otra de uso libre para que haga lo que quiera con ella: escribir y dibujar cualquier cosa que le apetezca.
6.-Crea una caja de los días de lluvia. Uno de los mayores retos de las familias con niños es qué hacer en los días de lluvia. Para eso hay una herramienta estupenda que consiste enguardar en una caja diferentes materiales aptos para utilizar en los días de lluvia. Algunas de las cosas que solemos poner son éstas: una receta para hacer juntos; una película para ver; un juego de mesa; plastilina; un libro de pegatinas o de pasatiempos; un libro para leer; un puzzle; unas botas de agua y un impermeable para salir a chapotear en los charcos y, finalmente, una libreta para crear el “diario de los días de lluvia” anotando todo lo que hacemos cada vez que usamos la caja de los días de lluvia. ¡Seguro que se os ocurren más cosas que poner en esa caja!

Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids


martes, 22 de julio de 2014

Cómo desarrollar la creatividad infantil




Seguro que los lectores de Tarkus Kids ya conocen a Anca Balaj. Ella publicó aquí el que ha sido uno de los artículos más leídos, un artículo muy interesante y con un título muy llamativo (tal vez, provocador): Cómo hacer que un niño se esté quieto en una silla

Cuando conocí a Anca me sorprendió la descripción que hace de si misma pues se autodefine como "entrenadora de la creatividad y escridibujante". La pregunta es: ¿se puede y debe estimular la creatividad? En los adultos es obvio que sí, pero los niños son creativos por naturaleza ¿no? Así que decidí leer uno de sus libros sobre el tema para saber en qué consistía su propuesta y he de decir que me convenció (no me paga por recomendar su libro ni sus cursos).
Coincido con ella en que la escuela es un entorno limitador para los niños,  en que las competencias del hemisferio derecho no deberían trabajarse sólo desde el punto de vista artístico, que hay mucho más que sólo artes plásticas y música: la creatividad, dice Anca, consiste en la capacidad de combinar lo conocido de manera novedosa. No se trata sólo de dibujar o de improvisar al piano, creatividad también es ingenio, innovación y capacidad de adaptación a los cambios imprevistos del entorno.


En su libro "Cómo desarrollar la creatividad infantil" Anca Balaj propone 3 técnicas: la improvisación, el extrañamiento (dar una mirada nueva a las cosas) y las palabras aleatorias. A través de una secuencia de 10 ejercicios te ayuda a desarrollar no sólo la creatividad de tus hijos sino también la tuya.

Lo mejor, a mi modo de ver, es que estos ejercicios son como juegos, son divertidos de hacer y permiten total flexibilidad a quien los haga. No son ejercicios rígidos en los que haya que seguir las instrucciones al pie de la letra, como sucede en algunos cursos de creatividad.




Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids

miércoles, 9 de julio de 2014

7 tips para que los niños aprendan a ahorrar - por Juan de Lezo






Juan de Lezo es experto en inversiones y autor del portal Aprende a invertir

Pueden seguirle en Facebook y Twitter.








Fomentar el ahorro en los niños es una de las responsabilidades que debe tener todo padre que se precie. Muchos se preocupan de que los niños aprendan a leer, aprendan matemáticas, física, idiomas, y todo lo que pueda ser necesario para su futuro. Pero, a menudo, descuidan la educación financiera que es sin duda mucho más importante para el futuro de los niños que los conocimientos “curriculares”. 

Desgraciadamente, el ahorro suele ser visto por los adultos como una renuncia y un esfuerzo poco atractivos y mucho menos suele ser para los niños que les cuesta mucho renunciar a una pequeña gratificación presente por una mayor futura. Para facilitaros esta misión os ofrezco una serie de tips para que podáis inculcar el ahorro en los niños de una forma fácil y divertida, de modo que los niños disfruten con la experiencia.

  • Elegir un objetivo. El niño debe establecer para qué quiere ahorrar. En vez de decirle que ahorre para cuando sea mayor disfrute ese dinero debemos dejar que el niño elija para qué quiere ahorrar. Puede ser un videojuego, una muñeca, un balón o cualquier otra cosa que le guste.
  • Ayúdale a ponerlo por escrito. Si es pequeño coloca una foto o un dibujo bien visible de lo que quiere conseguir mediante el ahorro.
  • Ayúdale a calcular cuanto tiene que ahorrar y cual es el plazo. Explícale que si el plazo es corto la cantidad a ahorrar diaria o semanal debe ser mayor que si el plazo es más largo. Él debe elegir una vez que entienda esto.
  • Ver físicamente el dinero. Es importante que el niño vea el dinero. Busca un tarro de cristal trasparente para que pueda ver las monedas y billetes. Si es mayor puede ser muy interesante dibujar una gráfica.
  • Objetivos cortos. Los primeros objetivos deben ser de dos o tres semanas como máximo para que el niño no se canse, se le haga excesivamente duro y se rinda. Después podremos aumentar el tiempo de ahorro.
  • Predica con el ejemplo. La mejor forma de enseñar es dando ejemplo. Toma otro tarro y define un objetivo que sea compartido con los niños. Por ejemplo: Una excursión a un parque de atracciones. Los padres ahorrarán el dinero en la hucha de modo que los niños puedan verlo. Esto les animará a completar sus pequeños planes de ahorro.
  • Haz que la experiencia de ahorrar sea algo divertido y no una obligación. Es muy importante disfrutar con la experiencia. El ahorro puede ser divertido si nos lo plantemos así.




Para el niño es muy importante aprender a ahorrar, no sólo porque le será muy útil en su vida adulta sino porque aumentará mucho su autoestima en el presente.

******************************************************

En Aprende a invertir:




Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids