Google
 

miércoles, 3 de julio de 2013

Yo puedo - por Deanna Q




Deanna Q es autora del blog Más Allá de Q, sobre desarrollo personal, profesional y espiritual a través de la ciencia ficción. Pueden seguirla a través de twitter.com/MasAllaDeQ y de facebook.com/masalladeq


Decía el Principito que los adultos no entienden nada y que es muy pesado para los niños tener que estar explicándoles todas las cosas repetidamente. Tenía razón porque la mayoría de los adultos han olvidado que ellos también fueron niños una vez y que tuvieron otra forma de ver las cosas. Eso fue antes de que sus mentes fueran moldeadas por el resto del mundo, antes de que se cortaran sus alas, después de haber recibido demasiados "no" por respuesta.

Las palabras más poderosas que un niño puede aprender son éstas: "YO PUEDO". Estas palabras sólo las aprenderán (y las aprehenderán) si sus padres se las repiten muchas veces y con total sinceridad. Los niños nacen con confianza ciega en sus padres y creen todo lo que ellos les dicen. Eso es un poder muy grande de parte de los padres, y de ellos depende que el resultado logrado sea positivo o negativo.

A veces lo único que los niños necesitan es que les dejen en paz. A veces ellos saben mejor que los adultos cómo han de ser las cosas pero tienen que creer en si mismos para poder hacerlo. Necesitan que se les permita romper las normas de vez en cuando o que haya menos normas para romper y más espacio para innovar. 

Si usted tiene hijos y lee libros de crianza y de pedagogía, eso está muy bien, pero no pierda de vista esto: en los lugares más insospechados puede encontrar las lecciones más valiosas. En mi blog extraigo lecciones de la ciencia ficción. Uno de los libros que más puede ayudarles en la crianza de sus hijos es "El juego de Ender". Él dice, por ejemplo esto: "algunas veces los soldados pueden tomar decisiones más inteligentes que las órdenes que han recibido". Podemos perfectamente cambiar "soldados" por "niños" y la afirmación continúa siendo válida.

Recuerde que para que su hijo pueda decir con convicción "YO PUEDO" necesita haber practicado mucho; necesita haber creído mucho; necesita haber podido mucho. Su labor, en ocasiones, consistirá únicamente en quitarse de enmedio y dejarle ser.




Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids