Google
 

martes, 18 de junio de 2013

"Cállate" - me explicó



-->





Sabemos la importancia que tiene la palabra pronunciada, sobre todo si es dirigida a los niños. Queremos que ellos sean empáticos pero ¿lo somos nosotros con ellos? A veces nuestras "cosas de adultas" nos impiden ver las cosas con su mirada infantil, desde su perspectiva, y los tratamos como si también fueran adultos o incluso como si fueran una molestia. Los niños comprenden mucho más de lo que decimos, van más allá de la literalidad de nuestras palabras.

Hay una escena en uno de los libros del escritor americano Ring Lardner que lo ilustra perfectamente:

"-¿Te perdiste, papá? - le pregunté cariñosamente.
-Cállate - me explicó"

El uso del verbo "explicar" es claramente intencional, viene a decirnos que el padre comunicó mucho más de lo que un simple "cállate" parece comunicar si lo tomamos literalmente. En realidad el mensaje era mucho más largo y mucho más profundo. Estaba transmitiendo la angustia por haberse perdido, tal vez la molestia que la pregunta directa del niño le causaba, tal vez la incomodidad de saberse perdido y de no haberselo sabido esconder a su hijo.




En cada "cállate", en cada "ahora no", en cada callada por respuesta hay un mensaje que llega directo al corazón del niño y deja huella ahí. Pero se lo podemos explicar. Podemos pedirles disculpas y podemos explicarles que a veces gritamos no porque estemos enfadados sino porque nos hemos asustado (¿quién no ha gritado alguna vez cuando ha visto al niño a punto de cruzar la calle transitada?) y podemos explicarles que a veces estamos como ausentes porque tenemos que ocuparnos de asuntos delicados e importantes que tal vez nos angustian. Los niños merecen saber que también nosotros somos humanos y que tenemos nuestros fallos y debilidades. Y a los niños les viene muy bien tener estas conversaciones sinceras con nosotras, pues así les resultará mucho más sencillo reconocer sus propias debilidades y fallos a medida que vayan creciendo. Y, por supuesto, esto va a desarrollar su capacidad de empatía como pocas cosas lo harán.

************

Otros artículos de desarrollo personal para niños:

Tablero de los sueños para niños

La palabra pronunciada

La ley de la atracción y los niños


Esta entrada aparece primero en Tarkus Kids