Google
 

lunes, 29 de junio de 2009

lunes, 22 de junio de 2009

La frase del lunes: Rousseau



La infancia tiene sus propias maneras de ver, pensar y sentir; nada hay más insensato que pretender sustituirlas por las nuestras.


Jean-Jacques Rousseau




martes, 2 de junio de 2009

Método Doman de lectura: empezar con un niño de dos años




-->

Es sorprendente la cantidad de padres que descubre el Método Doman cuando sus hijos ya tienen dos años. A mi me pasó y lo primero que pensé fue: "¡¡cuánto tiempo perdido!!". Bien, ahora sé que ningún tiempo pasado con mi hijo fue perdido. Aunque Doman habla de bebés -incluso recién nacidos- lo cierto es que nunca es tarde para empezar con los bits.


Si tu hijo ya tiene dos años y quieres enseñarle a leer con el Método Doman, ponte manos a la obra pero no empieces sin antes tener la información suficiente y todo el material necesario. Si sólo preparas cinco o diez bits con palabras sueltas y empiezas a enseñárselos, casi con toda seguridad tendrás que parar durante algunos días para preparar más material y, entonces, a lo mejor habrás perdido la atención del niño.

Resumiendo, éstos son los pasos:

1.- Lee todo lo que puedas sobre el método, hasta que estés seguro de haberlo comprendido.

2.- Haz una lista con las palabras que le enseñarás. Comienza con su nombre pero continúa con palabras que le interesen: si le encantan los animales, pon las palabras "mamífero", "marsupial", "ovíparo" y "rinoceronte" en la lista y olvídate de palabras como "tía", "pan" o "casa".

3.- Enséñale las palabras según el funcionamiento de la primera fase del programa de lectura. Es decir, 5 palabras, tres veces al día, pero cada vez en un orden distinto y sin que vea seguidas dos palabras con la misma inicial. El segundo día, enséñale las cinco palabras del primer día y cinco nuevas. También tres veces. Aquí hay un resumen de esta primera fase:


Recordad que hay que pasar las palabras lo más rápido posible e introducir cinco nuevas cada día, sin esperar a comprobar que el niño sepa reconocerlas.


Tienda Tarkus Kids


4.- Cuando el programa este afianzado, es decir, que forme parte de vuestra rutina diaria, que sea algo divertido para todos, que el niño te pida las palabras antes de que tú se lo propongas, que te demuestre que está descifrando el código, etc, habrá llegado el momento de pasar a la segunda fase. No depende del número de palabras vistas ni del tiempo que llevéis haciéndolo. Con unos niños hace falta más tiempo y, con otros, menos. Lo que es seguro es que vas a saber cuándo ha llegado este momento. Y, si no lo sabes, no te preocupes: si pasas a la siguiente fase sin que el niño esté preparado, siempre puedes volver atrás.
La segunda fase, aquí:


5.- La tercera y la cuarta fase han de llegar muy pronto y pasar muy rápido. A un niño de dos años, lo que le interesa es llegar a la fase final: los libros.


6.- Recuerda que, llegar a la última fase no significa abandonar la primera. La fase de palabras sueltas debe seguir a lo largo de las otras fases, con menos consistencia, con menos intensidad, con menos regularidad, si se quiere, pero no dejes de enseñarle palabras sueltas. Al menos, no mientras siga mostrando interés.