Google
 

martes, 29 de julio de 2008

El Libro del Niño - Osho



Nadie permite a sus hijos bailar, cantar, gritar y saltar. Por razones triviales -quizá pueden romper algo, quizá se les moje la ropa con la lluvia si corren en el exterior-, por pequeñas cosas se destruye por completo una gran cualidad espiritual: la alegría.


La vida debe ser, en cada momento, una creatividad preciosa. No importa lo que crees, podrían ser sólo castillos en la arena, pero todo lo que haces debería salir de tu capacidad de jugar y de tu alegría.

sábado, 26 de julio de 2008

El Libro del Niño - Osho


La experiencia del niño obsesiona durante toda su vida a la gente inteligente. La quieren repetir: la misma inocencia, el mismo asombro, la misma belleza. Ahora es un eco lejano; parece como si la hubiese visto en un sueño. ... todo hombre nace en el Paraíso y después lo pierde. Pero las personas inteligentes, sensibles, creativas, siguen estando obsesionadas por el Paraíso que una vez conocieron y que ahora permanece en ellas como una tenue memoria, difícil de creer. Empiezan a buscarlo de nuevo. La búsqueda del Paraíso es nuevamente la búsqueda de tu infancia.

lunes, 21 de julio de 2008

jueves, 17 de julio de 2008

Método Doman: actitud, motivación y velocidad


En los foros de estimulación temprana aparecen frecuentemente mensajes de madres que decidieron empezar el programa de Glenn Doman y, después de una o dos sesiones, vienen a contarnos que su hijo "no está interesado", que "no mira las tarjetas", que "prefiere jugar".

Éste es un punto clave; más bien es EL punto clave: hay que presentar el programa como un juego, no como una clase magistral. Se han de tener en cuenta varias cosas y Doman es muy claro sobre ellas:

1) Hay que divertirse. Si la madre o el niño no se divierten, algo no está yendo como debería; por tanto, deja el programa, vuelve a leer los libros y analiza qué estás haciendo mal y cómo podrías mejorar.
"La madre no debe jugar nunca a este juego a no ser que su hijo y ella estén los dos contentos y en forma",
escribe Doman.

2) Para mantener al niño motivado no sólo hay que divertirse: también hay que dejarlo con ganas de más. Por tanto, una regla fundamental es que las sesiones sean cortas. Doman habla de grupos de cinco palabras, de sesiones cada media hora, etc, etc. Pero mucha gente olvida que también -y sobre todo- habla de pasar 3 palabras si el niño quiere ver 4, y que mejor pasar una sola que ninguna.
"Déjelo siempre antes de que su hijo quiera dejarlo. Nunca hay suficiente; en consecuencia, él siempre quiere más."

3) Por último, la velocidad es esencial.
"Nosotros, los adultos, lo hacemos casi todo demasiado despacio para los niños. El área en que esto se advierte de una manera más dolorosa es en el modo en que los adultos enseñan a los niños pequeños. En general, esperamos que el niño se siente y que se quede mirando sus materiales didácticos, y que ponga cara de concentración." "Una sesión lenta es una sesión mortal. Es un insulto a la capacidad de aprendizaje del niño pequeño, y él la interpretará como tal."

Tristemente mucha gente confunde el objetivo de los programas con sus consecuencias. Un niño puede o no aprender a leer a los 3 años. Un niño puede o no aprender a hablar correctamente 4 o 5 idiomas a los 5 años. Un niño puede aprende o no a distinguir una obra de Bach de una de Schubert. Un niño puede aprender o no todas las capitales del mundo, sus banderas y sus himnos.

Pero que aprenda todas estas cosas, en su caso, será una consecuencia que no debe convertirse en objetivo.

lunes, 14 de julio de 2008

La frase del lunes: Albert Einstein


Nunca consideres el estudio como una obligación sino como una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber.

Albert Einstein

domingo, 13 de julio de 2008

El método Doman y las rutinas


Si quisiéramos seguir el método Doman al pie de la letra, deberíamos hacer un montón de sesiones al día, separadas entre si por al menos media hora. Si quisiéramos aplicar el programa de lectura, el de matemáticas y el de conocimientos enciclopédicos, estaríamos todo el día haciendo Doman.

Por ello es importante organizarse, sobretodo en dos puntos:

1) Preparación y almacenamiento de material.
2) Realización de las sesiones.

Respecto del material, es importantísimo tener siempre una cantidad suficiente para que no se nos agote. Además, podemos guardar los bits en lugares estratégicos de la casa para tenerlos siempre a mano: podemos guardar, por ejemplo, bits de lectura con palabras referidas a la cocina, encima de la nevera.

En cuanto a las sesiones, mucha gente las agrupa de modo que hacen menos sesiones pero de más palabras cada una. Es muy práctico establecer una rutina diaria, elegir dos o tres momentos en el día en los que se puedan realizar las sesiones, para no tener que estar siempre pendientes de encontrar un buen momento.

El mejor momento del día, según mi experiencia y para niños grandecitos, es el baño diario: mientras el niño está en el agua, le pasas rápidamente una sesión o dos. Estando en el baño sabrá que no puede tocar los bits y, si le gusta el agua, puede estar el suficiente rato como para que te de tiempo a pasar más de una sesión.

Por supuesto, no hay que olvidar que todos estos tips son variaciones sobre el método Doman. Hay que leer los libros originales de Glenn y Jannet Doman y, después, adaptarlo a la situación personal y familiar, en función de las rutinas diarias, del trabajo de los padres, del número de hijos, etc, etc.

Aquí tenéis el esquema de la primera fase del método de lectura:

http://tarkuskids.blogspot.com/2008/06/esquema-del-mtodo-doman-de-lectura.html


martes, 8 de julio de 2008

II fase del método Doman de lectura: Parejas de palabras



Hazte socio del Club Tarkus Kids (clic aquí)


Aquí expliqué cómo empezar el método de lectura de Glenn Doman; y, aquí, hice un resumen de la primera fase, consistente en enseñar palabras sueltas (si no lo leíste en su día, recomiendo leer los comentarios además del post).


El segundo paso, por tanto, consiste en enseñar parejas de palabras y es el paso previo a las frases. Cuando se enseñan parejas de palabras, éstas han de ser palabras que previamente han sido enseñadas individualmente, incluso pueden usarse físicamente los mismos bits. Es decir, no hace falta fabricar bits con dos palabras en cada uno sino que pueden usarse dos bits combinados.



Es realmente útil, antes de empezar esta fase, enseñar los colores y algunos adjetivos sencillos ("abierto", "cerrado", "grande", "pequeño", etc) porque así resulta sumamente fácil combinar las palabras de dos en dos: sólo hay que coger las palabras que se enseñaron en la primera fase y añadirles un color o un adjetivo, pudiendo hacer así multitud de combinaciones.



En la tercera fase enseñaremos frases y, en la quinta, libros. No obstante, nunca debemos dejar de enseñar palabras sueltas.



Y ahora viene la pregunta del millón: ¿Cómo sabré que el niño está preparado para pasar a la segunda fase? Bien, esto es algo a veces muy fácil de ver si el niño te demuestra que está leyendo las palabras que le has enseñado. Pero muchas veces sucede que el niño no da ningún output, es decir, no demuestra que esté aprendiendo a leer las palabras y, como ya sabemos, no debemos examinarlos para averiguarlo. En mi opinión, si estás atenta te darás perfecta cuenta cuando el niño esté preparado. Pero si no te das cuenta, o no estás muy segura, puedes seguir estas directrices:



-si le has enseñado 200 palabras sueltas, puedes pasar a la segunda fase
-si el niño tiene más de un año y medio y le has enseñado unas 100 palabras, también puedes pasar a las parejas
-si el niño tiene más de dos años y te parece que se está aburriendo, combina la fase I con la fase II.



Estas directrices son meramente orientativas, lo mejor es dejarse guiar por el propio niño y por el instinto. Nunca hay que tener miedo de ir demasiado rápido ya que, como dice Glenn Doman, es más probable que pierdan la atención por ir demasiado lentos que por ir demasiado rápido. Y, además, siempre estamos a tiempo de dar un paso atrás.

lunes, 7 de julio de 2008

La frase del lunes: Margaret Mead


Lo más extraordinario de un maestro realmente bueno es que va más allá de los métodos educativos aceptados.


Margaret Mead (1901-1978). Antropóloga cultural americana.

domingo, 6 de julio de 2008

Carnavales de Blogs de Homeschooling



Está de moda una nueva forma de promoción de blogs consistente en la celebración de los llamados "carnavales de blogs". 



¿Cómo funciona un Carnaval de Blogs? 



Simplemente, el blog anfitrión propone un tema para que todos los blogs que quieran adherirse escriban un post sobre el mismo. Entonces el blog anfitrión publica una entrada enlazando todos los posts de los blogs participantes. A veces el carnaval es genérico, siempre sobre un mismo tema (en este caso, el homeschooling) pero sin que se lance una pregunta determinada para cada edición.

Los blogs de homeschoolers tienen una gran afición por hacer Carnavales, lo cual es interesantísimo porque puedes ver de qué formas tan distintas tratan un mismo tema. Ciertamente, aquí queda demostrado aquello de que "cada familia es un mundo".

En español, el blog Educando en Familia lanzó la primera propuesta de Carnaval.

Aquí podéis leer la I Edición, cuyo lema es "Por qué educamos en familia".

Y aquí tenéis la II edición, alojada por María en su blog Eklektikós. El tema es "¿A qué jugamos?"

En inglés existen muchísimos Carnavales, aquí os dejo algunos:

El Carnival of Homeschooling, alojado por Mom Is Teaching, tratando el homeschooling de una forma genérica.

MsBiz propuso un carnaval acerca de madres homeschoolers que, además, trabajan en casa.

Desde Why Homeschool se inició, el 2 de Enero de 2006, un carnaval semanal. Aquí encontraréis los enlaces de la semana 1 a la semana 127. Podéis leer durante días...

sábado, 5 de julio de 2008

Los niños son personas



A veces me canso de ver cómo los niños son tratados como si fueran personas incompletas, de ver cómo los adultos les obligan a hacer cosas que ni ellos hacen, de escuchar cómo los adultos hablan de los niños delante de ellos como si no estuvieran presentes.

En general, los adultos minusvaloran las capacidades de los niños: las emocionales, las físicas y las intelectuales. He visto, por ejemplo, a muchos adultos inventando cuentos para explicar a sus hijos la muerte de un ser querido. Esos adultos, más adelante, se ven en la tesitura de tener que explicar a los niños que aquello que les habían contado no era exactamente cierto. En realidad, están diciendo a sus hijos: "te mentí, ahora voy a explicarte lo que necesitabas saber hace cinco años".

Todo esto es para pedir que tratéis a vuestros niños con el merecido respeto; que les expliquéis aquello que quieran saber; que no penséis "no lo va a entender" o "es demasiado pequeño". Nunca son demasiado pequeños, ni demasiado incapaces, para entender aquello que están preguntando.

Ellos son libres, no tienen nuestros prejuicios.
Nosotros no somos los maestros. Los maestros son ellos.

martes, 1 de julio de 2008

Organización del método Doman: no te compliques


Lamentablemente hay gente que empieza a poner en práctica el método Doman sin haber leído sus libros, los de Glenn Doman. Considero que es un asunto lo suficientemente importante como para dedicar un tiempo y un dinero a leer los libros originales, en vez de quedarse únicamente con retazos de foros y blogs.

El "método" en si mismo no sirve de nada si uno no ha captado su filosofía, su esencia. Mucha gente se queda sólo con la idea de que ha de hacer X sesiones al día, de X palabras cada una y separadas por X minutos. Pero lo que Doman dice (y el sentido común) es que mejor pasar una palabra que no pasar ninguna y que mejor no pasar ninguna que pasar algunas de mala gana.

Las ganas. Las ganas son esenciales para el éxito del método. Si no os divertís, simplemente ¡¡¡¡no lo hagáis!!!!

Para que todo sea más fácil y práctico, hay gente que reparte tarjetas por las distintas habitaciones de la casa, incluso en el coche. Por ejemplo, guardan los bits relacionados con la comida en la cocina; otros en el comedor; otros en el baño; otros en la habitación, etc, etc. Así, estén donde estén, siempre tienen bits a mano y no han de estar pendientes de una organización preprogramada.

Una vez más, es importante que cada familia adapte el método a sus necesidades; glenn Doman escribió el método, pero las familias innovamos continuamente: ahí está verdaderamente la grandeza de este método.