Google
 

martes, 8 de julio de 2008

II fase del método Doman de lectura: Parejas de palabras



Hazte socio del Club Tarkus Kids (clic aquí)


Aquí expliqué cómo empezar el método de lectura de Glenn Doman; y, aquí, hice un resumen de la primera fase, consistente en enseñar palabras sueltas (si no lo leíste en su día, recomiendo leer los comentarios además del post).


El segundo paso, por tanto, consiste en enseñar parejas de palabras y es el paso previo a las frases. Cuando se enseñan parejas de palabras, éstas han de ser palabras que previamente han sido enseñadas individualmente, incluso pueden usarse físicamente los mismos bits. Es decir, no hace falta fabricar bits con dos palabras en cada uno sino que pueden usarse dos bits combinados.



Es realmente útil, antes de empezar esta fase, enseñar los colores y algunos adjetivos sencillos ("abierto", "cerrado", "grande", "pequeño", etc) porque así resulta sumamente fácil combinar las palabras de dos en dos: sólo hay que coger las palabras que se enseñaron en la primera fase y añadirles un color o un adjetivo, pudiendo hacer así multitud de combinaciones.



En la tercera fase enseñaremos frases y, en la quinta, libros. No obstante, nunca debemos dejar de enseñar palabras sueltas.



Y ahora viene la pregunta del millón: ¿Cómo sabré que el niño está preparado para pasar a la segunda fase? Bien, esto es algo a veces muy fácil de ver si el niño te demuestra que está leyendo las palabras que le has enseñado. Pero muchas veces sucede que el niño no da ningún output, es decir, no demuestra que esté aprendiendo a leer las palabras y, como ya sabemos, no debemos examinarlos para averiguarlo. En mi opinión, si estás atenta te darás perfecta cuenta cuando el niño esté preparado. Pero si no te das cuenta, o no estás muy segura, puedes seguir estas directrices:



-si le has enseñado 200 palabras sueltas, puedes pasar a la segunda fase
-si el niño tiene más de un año y medio y le has enseñado unas 100 palabras, también puedes pasar a las parejas
-si el niño tiene más de dos años y te parece que se está aburriendo, combina la fase I con la fase II.



Estas directrices son meramente orientativas, lo mejor es dejarse guiar por el propio niño y por el instinto. Nunca hay que tener miedo de ir demasiado rápido ya que, como dice Glenn Doman, es más probable que pierdan la atención por ir demasiado lentos que por ir demasiado rápido. Y, además, siempre estamos a tiempo de dar un paso atrás.