Google
 

domingo, 13 de julio de 2008

El método Doman y las rutinas


Si quisiéramos seguir el método Doman al pie de la letra, deberíamos hacer un montón de sesiones al día, separadas entre si por al menos media hora. Si quisiéramos aplicar el programa de lectura, el de matemáticas y el de conocimientos enciclopédicos, estaríamos todo el día haciendo Doman.

Por ello es importante organizarse, sobretodo en dos puntos:

1) Preparación y almacenamiento de material.
2) Realización de las sesiones.

Respecto del material, es importantísimo tener siempre una cantidad suficiente para que no se nos agote. Además, podemos guardar los bits en lugares estratégicos de la casa para tenerlos siempre a mano: podemos guardar, por ejemplo, bits de lectura con palabras referidas a la cocina, encima de la nevera.

En cuanto a las sesiones, mucha gente las agrupa de modo que hacen menos sesiones pero de más palabras cada una. Es muy práctico establecer una rutina diaria, elegir dos o tres momentos en el día en los que se puedan realizar las sesiones, para no tener que estar siempre pendientes de encontrar un buen momento.

El mejor momento del día, según mi experiencia y para niños grandecitos, es el baño diario: mientras el niño está en el agua, le pasas rápidamente una sesión o dos. Estando en el baño sabrá que no puede tocar los bits y, si le gusta el agua, puede estar el suficiente rato como para que te de tiempo a pasar más de una sesión.

Por supuesto, no hay que olvidar que todos estos tips son variaciones sobre el método Doman. Hay que leer los libros originales de Glenn y Jannet Doman y, después, adaptarlo a la situación personal y familiar, en función de las rutinas diarias, del trabajo de los padres, del número de hijos, etc, etc.

Aquí tenéis el esquema de la primera fase del método de lectura:

http://tarkuskids.blogspot.com/2008/06/esquema-del-mtodo-doman-de-lectura.html