Google
 

jueves, 12 de junio de 2008

Lactancia materna (LM)


“Tú, corazón, has mamado salud para toda tu vida”

Trini Jiménez, amagintzalactancia.iespana.es


Inma Marcos es comadrona, hija y hermana de comadronas y madre de cuatro hijos. Es secretaria de la Asociación Alba Lactancia Materna y de la Federación Catalana de Grupos de Apoyo a la LM; vocal de la asociación Dona Llum y miembro de Nacer en Casa. Es, por tanto, una de las máximas autoridades nacionales en lo que respecta a la LM. En su artículo “Madres sin leche: el fin de un mito”, dice: “
Puede que existan madres sin la suficiente información pero difícilmente existen madres sin capacidad para producir leche”. En otro artículo, titulado “El biberón de complemento o como cargarse la lactancia” explica que el pecho no funciona como una cisterna, que vuelve a llenarse cada vez que se vacía, sino como un grifo, que siempre saca leche y nunca se termina. De hecho, cuánta más saques, más producirás. Por esto los lactantes se autorregulan y nunca se ha de temer que no estén suficientemente bien alimentados.

La LM tiene importantes ventajas físicas y psicológicas. De hecho, según la Unicef, si todos los niños fuesen alimentados exclusivamente con LM desde el nacimiento, se salvarían nada menos que 1,5 millones de vidas, y no sólo se salvarían sino que disfrutarían de una mayor calidad. por eso, tanto la Unicef como la OMS recomiendan la LM exclusiva durante los primeros seis meses de vida y, de forma complementaria, durante los dos primeros años. La OMS nos dice que "exclusiva" significa, aquí, que no se ha de ingerir ningún otro tipo de alimento, ni comida ni bebida, ni siquiera agua. Y la Unicef nos presenta el siguiente listado de beneficios:

El
calostro (la primera leche producida en el postparto) protege de infecciones y enfermedades y actúa como laxante natural. La leche materna protege de alergias, afecciones de la piel, desnutrición, obesidad, diabetes juvenil y deficiencia de micronutrientes. En cuanto a las madres, la LM disminuye la hemorragia postparto, la anemia, la mortandad y el riesgo de cáncer de pecho y de ovarios.

Además, el ahorro económico es importante, por todo lo que no se gasta en leche artificial, biberones, tetinas y chupetes.

El
colecho (compartir la cama) facilita la LM nocturna a demanda y, esto, según el antropólogo James Mackenna, de la Universidad de Indiana, es clave para prevenir el Síndrome de Muerte súbita del Lactante. Cuando duermen, madre e hijo están sincronizados, los movimientos y la respiración de uno afectan al otro, disminuyendo y corrigiendo los episodios de apnea.

Por si fuera poco, el sabor de los alimentos ingeridos por la madre pasa a la leche, lo que hace que, al introducir la alimentación complementaria, el niño reconozca determinados sabores y le resulte más fácil la introducción de nuevos alimentos, empezando así un destete progresivo de forma natural.


No quisiera terminar sin recomendar un par de
libros sobre el tema:


Un regalo par toda la vida” (ed. Temas de Hoy), del pediatra Carlos González, autor de los libros “Bésame mucho” y “Mi niño no me come”.

Y “
El arte femenino de amamantar” (ed. Pax Mexico), de la Liga de la Leche Internacional.