Google
 

miércoles, 11 de junio de 2008

Fragmento de Doman en "Cómo multiplicar la inteligencia de su bebé" (VII)

Clic para comprar


Cuando los seres humanos, con nuestros cerebros ingeniosos, inventamos los lenguajes abstractos escritos, nuestra capacidad de cambio se multiplicó por mil.

Ya no estábamos limitados a lo que podían enseñarnos nuestros padres. Ni mucho menos. Pues el momento en que aprendimos a leer por primera vez nos hizo libres.

¡Libres!