Google
 

martes, 6 de mayo de 2008

Conocimientos enciclopédicos - Método Doman



Cansada de repetir lo mismo una y otra vez, copio aquí un mensaje que publiqué en el Foro de Mérida, sobre el programa de conocimientos enciclopédicos de Glenn Doman.


Los bits de inteligencia representan unidades de información.
Puedes encontrar bits en varios formatos diferentes: cartulina, cdrom, dvd, etc, y también puedes fabricarlos tú misma.


Las características, según Doman son: que sean precisas, discretas, no ambiguas y nuevas. Esto es, que si el bit representa un ualabí (que es un canguro menor) lo rotules por detrás con ese nombre concreto y no como "canguro", que la imagen sea sólo de ese animal, que no haya árboles de fondo ni mariposas revoloteando, por decir algo, y que sea algo que tu hijo todavía no conoce. Por ejemplo, si tu hijo tiene tres años y ya sabe perfectamente lo que es un perro y lo que es un gato, no le hagas esos bits, pero sí puedes hacerle bits de distintas razas de perros y de gatos.

Luego debes organizarlas por categorías y grupos. Por ejemplo, dentro de GEOGRAFÍA puede haber grupos de
ciudades
montañas
ríos
volcanes
etc
y dentro del grupo de "montañas" harías un bit de cada montaña (Everest, Montblanc, etc) con la foto correspondiente.

Entonces le dices, "voy a enseñarte unas montañas"
y le pasas 10 bits de montañas tan rápido como puedas diciendo el nombre de cada una. Esto tres veces al día.
Luego vas añadiendo grupos hasta que estés enseñando unos diez grupos diferentes (de 10 bits cada grupo).
Después de unos días, retiras un bit de cada grupo y lo sustituyes por otro del mismo grupo. Cuando se te acaben los bits de un grupo, retiras TODO el grupo y empiezas con uno nuevo.

Éstas son las recomendaciones de Doman, en general, pero lo importante es que sigas el ritmo de tu hijo, dependiendo de su edad, de su atención y de tu disponibilidad, claro. No te fijes metas concretas y no lo agobies y, si tienes que parar unos días, pues paras y punto.

Mucha gente prefiere comprar los bits en dvd. A mí me gusta hacerlos porque así soy yo quién decide qué le enseño primero, aunque he de reconocer que lleva mucho trabajo, pero para mi es importante elegir los temas personalmente.

No hay que olvidar que los bits no son la única forma de estimulación. A mi hijo, por ejemplo, lo llevé al zoo el domingo. Cada vez que pasábamos delante de un animal le leía el nombre una o dos veces y, cuando nos fuimos por la tarde, ¡los recordaba todos!

Hay dos cosas que dice Doman que son muy ciertas:


una es que no hay que examinarlos nunca. No te desesperes si no te demuestra lo que sabe. Ellos van aprendiendo en silencio y a su ritmo y, cuando menos te lo esperas... ¡te lo demuestran!


La otra es que si aprenden una palabra es mejor que si no aprenden ninguna.