Google
 

miércoles, 7 de mayo de 2008

Fragmento de Doman en "Cómo multiplicar la inteligencia de su bebé" (III)

Clic para comprar

Todo el mundo sabe que algo marcha mal en el mundo de los niños... pero nadie hace nada al respecto.

(...)

Si el futuro de cada uno de los niños pequeños del mundo tiene que ser decidido por otras personas (y está claro que es así), entonces esas otras personas deben ser sus padres.
Nosotros estaríamos dispuestos a defender el derecho de una madre o de un padre a hacer o a no hacer las cosas que se proponen en este libro.
Tenemos el deber de contar lo que hemos descubierto a todos los padres y madres que viven en el mundo.

(...)

Y lo mejor de todo es que cuando los padres aman y respetan de verdad a sus bebés les otorgan el don del conocimiento y de la capacidad, los niños son más felices, más amables y más cariñosos que los niños a los que no se han otorgado estas oportunidades.

Los niños a los que se enseña con amor y con respeto no se convierten en monstruitos repelentes (...) lo que sucede es lo contrario: el conocimiento conduce al bien.

(...)

Tenemos el deber de decir a todas las madres que ellas son y han sido siempre las mejores maestras que ha conocido el mundo.